«Un cabalo parado pode engordar 100 quilos e perder moita musculatura»

Los colectivos equinos recomiendan que la monta se retome con mucha precaución


lalín, a estrada / la voz

La paralización de la práctica deportiva al aire libre durante mes y medio está pasando factura al mundo equino. Los caballos han ganado kilos y han perdido musculatura, por lo que los expertos recomiendan volver a retomar la monta con mucha precaución para evitar problemas de salud en los animales.

Lo explica Carlos Seijas, presidente de la asociación Cabaleiros de Lalín, que agrupa a unos doscientos jinetes de la zona. «Ao non poder montalo, o cabalo estrésase moito. Hai cabalos máis tranquilos, pero os que temos para montar adoitan ser máis nerviosos. Hai que facerlles deporte, se non póñense moi nerviosos e collen estrés. É ao que lle chamamos “o paso do oso”, cando o cabalo, en parado, móvese para os lados. Poden chegar a darlle cólicos ou afectarlle ás articulacións», explica. «Aínda que o cabalo bote unhas carreiras solto non é o mesmo. Son cabalos que necesitan ser montados», concreta.

El estrés no es el único mal que afecta a los caballos cuando no pueden hacer el ejercicio que necesitan. «Poden chegar a engordar ata 100 quilos e póñense moi amorfos. Algún parece unha egua a punto de parir. Eu estas semanas deille de comer xusto a metade, só a ración de penso da noite, e aínda así engordaron», comenta Carlos Seijas. Además de ganar peso, los animales pierden musculatura. «Para volver montalos hai que ir moi pouco a pouco e esperar a que vaian collendo musculatura. Se lle dás unha carreira en seco poden coller unha tendinite. O cabalo, canto máis puro de raza, máis delicado é», explica el presidente de Cabaleiros de Lalín.

Además, cuando los animales tienen sobrepeso pueden llegar a sufrir una enfermedad conocida como laminitis o enfusado. «O sangue báixalle aos cascos dianteiros e defórmanselle. Algún acaba caendo, e o cabalo xa non vale para nada. Son animais moi delicados», insiste Seijas. «Ao meu cabalo nestas semanas medráronlle os cascos. Tiven que ferralo, porque xa tiña un roto. Cando montas están máis a punto, pero agora...», lamenta.

El Club Hípico Juan Oliveira hace un llamamiento para conseguir excedentes de hierba seca

Para los clubes hípicos, la paralización de la actividad deportiva ha sido un golpe duro. Los ingresos se han puesto a cero, pero los animales ha habido que seguir manteniéndolos y entrenándolos. Lo cuentan el responsable del Club Hípico La Torre de Barbude (A Estrada), Óscar de la Torre, y la presidenta del Club Hípico Juan Oliveira de Mouriscade, Marta Carballude. Este último colectivo ha tenido que mantener a su jefa de cuadras para atender a los 12 caballos del recinto. El monitor de equitación está en ERTE, pero ha continuado con el entrenamiento de los animales con trabajos de pie a tierra. «Aos cabalos hai que coidalos de luns a domingo», constatan desde los clubes. Las clases se han recuperado esta semana en formato individual. Pero las grupales y las actividades paralelas aún tardarán. Como el trabajo con Aspadeza o Cogami o los campamentos en Lalín. Desde Mouriscade hacen un llamamiento a ganaderos que puedan tener excedentes de hierba seca para que echen una mano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Un cabalo parado pode engordar 100 quilos e perder moita musculatura»