Éxito de las tiendas para los más pequeños

Las peluquerías mantienen el ritmo pero más ralentizado y en otros sectores la actividad fue tímida pero va creciendo


Lalín / la Voz

La primera semana de apertura del comercio con cita previa en Lalín ofrece un balance desigual a la hora de hacer caja, aunque todos destacaban que mejor abrir que estar en casa y opinaban que tener la luz encendida y la persiana levantada supone dejarse ver, lanzar a los vecinos el mensaje de que siguen ahí y de que pueden contar con ellos. Es, comentan, el primer paso hacia esa nueva normalidad que a muchos aún genera dudas en cuanto a funcionamiento se refiere.

Dentro de los establecimientos se guardan escrupulosamente las distancias y no faltan geles, guantes y mascarillas. El éxito o el fracaso va por barrios. Las ventas de ropa u objetos de bebé son de los sectores más afortunados y que generaron un mayor volumen de ventas.

En Lalín la mayoría de las tiendas continuarán cerradas hasta el lunes y en ropa infantil uno de los pocos establecimientos que ya abrió el lunes fue Colorín Colorado. Lo hizo con lista de espera y ayer Meritxell García explicaba que «abrín todas as tiendas de roupa infantil e as de adulto con unha chica en cada unha (tiene establecimientos en Lalín, Silleda, Melide, Monforte de Lemos y Sarria) e o luns incorporaránse as tres que aínda están no ERTE». La demanda fue mayor en las tiendas infantiles pero «hai rapaces de trece aos que xa non lles serve a de neno e xa van as outras».

Dice que «o luns tiven moita xente, o martes foi un día bo, o mércores baixou un poco e logo volveu repuntar». Lo que se vende «é todo roupa e calzado de diario, nada de festa» y la mayor demanda está en las prendas para bebé, «para os rapaces que naceron e que precisaban mercar de todo». Son, en muchos casos, envíos a domicilio, bastantes de ellos para regalo a familias de la zona «porque agora a xente non se pode mover dun pobo a outro». Y una curiosidad, esta primavera la mayoría de los nacimientos parecen ser de varones. Tanto es así que agotó la ropa de bebé y va a volver a repetir ya pedidos, algo insólito, dice.

En Fegus tienen cerrado y el personal sigue trabajando pero en la venta por Internet de puericultura y parafarmacia. A través de la web micochecito.es. Javier Gutiérrez explica que «os pedidos disparáronse. Mandamos para Francia, Baleares e toda a Península e estamos abrindo mercados en máis países». En las peluquerías la cosa se fue relajando a medida que pasaron los días. Muchas aún tienen lista de espera porque las medidas de seguridad provocan que pueden atender a un número mucho menos de clientes cada jornada. Los tintes y los cortes se siguen llevando la palma. En Nater’s echan de menos las fiestas y celebraciones que se traducían en mucha demanda. Dora Albor señala que «nos vamos adaptando a trabajar con mascarillas y guantes y al cabo del día nos asfixiamos» y Rosa María Barreira, de Erteap, espera a hacer balance de la caja para ver si mereció la pena la semana «porque solo podemos ter dúas persoas a vez, unha por perruquera».

En algún otro sector las ventas, dicen, fueron menores, y la actividad poca. Es el caso de las ópticas como la de Santórum que ayer recibía a una clienta que llegó con varias gafas para cambiarles los tornillos y arreglarlas. En la joyería Ariña tras el primer día de ventas, la cosa se paró. Su propietaria señala que económicamente no le compensa pero va aprovechando para realizar trabajos pendientes en el establecimiento. «Nuestro sector -dice- trabaja mucho con Italia y hay mercancía que aún está por llegar». En Baroncell las ventas fueron de prendas de vestir y ropa de casa, pero con poco volumen.

Sandalias y zapatillas estivales. Gonzalo Martínez dice que las ventas, aunque lejos de las habituales, son algo con lo que empezar a arrancar.

Arreglos y poca actividad. En óptica Santórum los clientes acuden a realizar arreglos y, sobre todo, para atender alguna necesidad perentoria.

Demanda de ropa de diario y lonetas. Colorín Colorado es uno de los pocos establecimientos de ropa infantil abiertos estos días en Lalín. Están vendiendo con cita previa y a demanda se centra en ropa de diario y lonetas para vestir y calzar a los niños que estos meses pegaron un estirón. A estas se añade todo tipo de prendas para recién nacidos, muchas de ellas para regalo. fotos Elena Cuíña

El bum de los productos infantiles. En www.micochecito.com no dan hecho a empaquetar. Con el comercio tradicional cerrado, las ventas subieron e incluyen cunas, cochecitos, y todo tipo de objetos para bebés, incluidas cestas de regalo con productos de puericultura y parafarmacia.

La demanda se va ralentizando. Las limitaciones de aforo hacen que el número de clientes al día se reduzca. En la imagen la de Erteap.

Accesorios y auriculares. En Low Cost Phone las ventas compensaron y primaron los accesorios de teléfono, auriculares y las pulseras de pasos.

Preparativos de limpieza y de colocación de los escaparates

En un paseo por la localidad, ayer se veía movimiento en las tiendas cerradas. Algunas estaban con la persiana medio abierta o con algo de luz en el interior que delata la presencia de alguien. Eran los comerciantes que empezaron a pasarse por los establecimientos que siguen cerrados para empezar a hacer limpieza, sacar mercancía que aún estaba en sus cajas y montar los nuevos escaparates de cara a la apertura prevista para el lunes. Había alguno que aún preguntaba: «¿é xa seguro que poderemos abrir?».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Éxito de las tiendas para los más pequeños