Autónomos y empresas, clientes de talleres de automoción en mínimos

Los particulares llaman casi exclusivamente por falta de batería para arrancar


lalín / la voz

El descenso generalizado en la circulación de vehículos por el estado de alarma ha dejado dos sectores como grandes damnificados: por un lado las estaciones de servicio, que han visto una caída drástica en la venta de carburante; y por otra parte, los talleres de automoción, que en la gran mayoría de casos están trabajando bajo mínimos, y tras la aplicación de ERTE en sus plantillas para poder afrontar la situación.

Es el caso de Talleres Rial, servicio oficial de Peugeot en Lalín y cerca de tres décadas en el sector. Mario Granja indicaba ayer que están trabajando dos personas, frente a las 12 habituales en el taller. Porque con el estado de alarma, el trabajo se ha volatilizado: «Se non rompe unha furgoneta dun autónomo, non se move nada. Quen vai vir? A xente non se move. Ata cando se estropea o coche dudan en traelo, temos que ir buscarllo». Su empresa aguantó el tirón durante tres semanas, pero el 6 de abril solicitaron un ERTE. La demanda más habitual de particulares fue el cambio de batería: «Os coches están inmovilizados, e baterías se cambiaron unhas cuantas. Fixemos un mantemento por tempo, que por quilómetros non lle tocaba. E logo todo é traballo cos autónomos, algún mantemento, algún cambio de cubertas, pero son coches contados. Desde o 16 de marzo puideron entrar dez vehículos».

Aprovecharon el tiempo para poner al día el taller, reparar algún elevador y hacer limpieza general. En cuanto a las piezas, con Peugeot no hay problema, indica, con la excepción puntual de una puerta de una furgoneta que no acaban de servirle.

Agapito Gómez tiene taller en Nigoi (A Estrada). El panorama que describe es similar: «A xente non sale, e non hai traballo. Vas arrancar algún coche, algún pinchazo e cambio de baterías ... Pero polo taller non entra nada, estás por estar. Pasas o tempo igual que o pasarías na casa, e polo menos das un servizo ao cliente se o precisa». El futuro lo ve «feo. Xa non se move nada, a xente está sen traballo, colleu medo e non se move, e a saber o que vai durar».

David Sanmartín, al frente de Autos Silleda, pasó las últimas semanas trabajando solo él con su socio. De nuevo los coches de particulares fueron excepción, y trabajaron con flota de empresas de alimentación, granjas y limpieza. Tienen también chapa y pintura, y esta semana han vuelto a incorporarse los tres empleados del taller: «A finais da pasada semana empezamos a notar un repunte na demanda de traballos, e había algúns pendientes de chapa e pintura, e estamos todos. A xente está volvendo a traballar e ten que poñer o coche a punto». El taller de lunas, con un socio también en A Estrada ?Carlunas? sí está cerrado desde mediados de marzo por falta de trabajo.

Mario Granja: «A recuperación das ventas de vehículos non a vexo fácil»

Talleres Rial tiene cerrada la parte de venta de coches. Mario Granja no ve fácil recuperar esa parte del negocio: «A xente agora mesmo non pensa en comprar un coche. Se a empresa segue funcionando, non sei se nos quedará moita vida. Esto marcou un antes e un despois».

Maquinaria agrícola

Otros talleres tienen en la maquinaria agrícola de un campo que no parado su tabla de salvación. Es el caso de Electromecánica Iglesias, de Lalín. Antonio Iglesias indica que trabajan cuatro de los ocho mecánicos. Y lo deja claro: «Eu desplázome a reparar maquinaria agrícola. Están en plena campaña. Eu se non cerrei foi por eles», porque de particulares poco entra. Llegará mucho más, anticipa, cuando ese parque turismos vuelve a ponerse en movimiento tras el parón.

Las tiendas de recambios acusan también la reducción de clientela

La reducción de actividad va en cadena: los coches apenas andan, los talleres apenas trabajan y las tiendas de recambios apenas venden. Con los particulares fuera de juego, en este estado de alarma sirve casi en exclusiva a profesionales de la reparación. Desde Recambios Deza, de Lalín, indican que son las pastillas de freno son uno de los elementos con importante demanda en estos días, y otros productos para el mantenimiento, en gran medida para furgonetas de servicios que han seguido trabajando. Creen que se intensificará la demanda de baterías, que acusarán todo el parón en un cambio de estación que no es propicio para esa pieza. Por su parte, en Recambios Campaza de Silleda indican que venden también mucho recambio para vehículos agrícolas, y en fechas de intenso trabajo en el campo sigue la demanda. De las 5 personas en plantilla, trabajaron al inicio de la crisis dos, una en administración y otro en ventas, y el jueves pasado sumaron otro vendedor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Autónomos y empresas, clientes de talleres de automoción en mínimos