Las farmacias de la zona apelan a la responsabilidad contra el acopio

No hay mascarillas, alcohol y escasean desinfectantes, termómetros y paracetamol


Lalín / la Voz

El colegio de Farmacéuticos de Pontevedra hizo un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía y pide que no se haga acopio de medicamentos. Eso no quita que la demanda siga creciendo, especialmente de paracetamol, termómetros, mascarillas o geles. Hay productos que ya no se encuentran. Es el caso de las mascarillas. Ayer una farmacéutica de la zona afirmaba que «si por cada vez que me preguntan si hay mascarillas me dan un euro o medio euro, ya me podía retirar». En Silleda sumaban 20 o 30 preguntas iguales al día y lo mismo que en Lalín, es una pregunta que no falta nunca y se repite constantemente. Lo mismo pasa con los guantes o con el desinfectante que ya no hay en algunos establecimientos. En algún establecimiento acabaron colocando un cartel avisando de que no hay mascarillas, lo que no impide que la gente siga preguntando. En A Estrada una farmacéutica señalaba que «hay quien nos pide que hagamos lista de espera».

En otros se vende aún gel hidro alcohólico pero se sirve a cuentagotas y se acaban pronto. Los termómetros son otro de los objetos buscados y de los que se disparó el consumo. Se venden rápidamente. En una farmacia de Lalín explicaban que «igual pido diez y me mandan dos».

Dentro de los medicamentos más solicitados el paracetamol es el rey. Los profesionales de la zona señalan que tanto los termómetros como el paracetamol empiezan a escasear. Piden a los vecinos un poco de tranquilidad y advierten que de nada vale llevarse cajas y cajas de algo que pasados unos meses tendrán que tirar. Después de algunas noticias sobre el ibuprofeno y aunque se desmintieron debieron calar porque apuntan «no se pide».

El paracetamol se dispensa con receta médica, menos alguna caja pequeña que ya es difícil de encontrar. Hay, dicen, quien a falta de paracetamol, pide jarabes para la tos. En cuanto a las mascarillas recuerdan que no siempre protegen y que es más importante lavarse con frecuencias las manos y quedarse en casa. En

Al igual que ocurre con los alimentos, los farmacéuticos se encuentran también con frecuencia con personas que en vez de llevarse una caja de paracetamol por si lo necesita pretende llevarse seis cajas.

Mamparas, cintas y bolardos para mantener las distancias

En los últimos días, los mostradores de muchas de las farmacias de la zona han empezado a cubrirse con mamparas. Algunas las colocaron estos días y otros están a la espera de que se las instalen en breve. Unas están realizadas por empresas de la zona y otras aceptaron propuestas de firmas que les llegaron vía correo electrónico. El fin de unas y otras es crear una barrera que limite un poco el contacto entre trabajadores y clientes.

Unas medidas a las que se suman las cintas y bolardos destinados a conseguir que la clientela guarde las distancias de seguridad. Algo nada fácil. En una farmacia de la zona señalaban que «primero pusimos cinta reflectante, luego compramos cinta roja de obra pero seguían sin verlas en el suelo, hasta que optamos por la señalización vertical con cintas y bolardos porque no había manera de que se guardaran las distancias». Una queja que se repetía ayer en otros establecimientos de la zona.

En Silleda explicaban que «aquí dependemos da concienciación da xente» y de los vecinos depende no ir a la farmacia más que estrictamente lo necesario, optar por pedir que le lleven los medicamentos a casa si es una persona de riesgo, no quedar en la farmacia para ver a vecinos y amigos y actuar con responsabilidad porque lo está en juego, recuerdan, es la salud de todos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las farmacias de la zona apelan a la responsabilidad contra el acopio