A Estrada, Lalín y Silleda registran una oleada de robos de madrugada

La gasolinera SBC fue asaltada con un coche puenteado en el municipio estradense

r. g.
lalín / a estrada / la voz

Madrugada movida en A Estrada. Varios desconocidos robaron en el municipio estradense un Volkswagen Passat que utilizaron para cometer varios robos en la zona y luego dejaron abandonado en Santa Lucía (Santiago).

Los amigos de lo ajeno le hicieron un puente al vehículo y lo condujeron hasta la gasolinera SBC, en la PO-841, a la salida de A Estrada hacia Santiago. Allí, según pudieron grabar las cámaras de seguridad de la estación de servicio, los ladrones se bajaron del vehículo portando un pico, una maza y diversos artilugios, que finalmente no llegaron a utilizar. Con sus propias manos, los ladrones arrancaron de cuajo la máquina de cambio del túnel de lavado. Los ladrones -que según parece eran tres- portaban pasamontañas y cubrían el rostro también con capuchas, por lo que sus caras no son apreciables.

Los hechos sucedieron sobre la 1.55 de la madrugada. Los propietarios de la estación de servicio indican que, en ese momento, la máquina que los ladrones arrancaron de cuajo y se llevaron en el maletero del coche podía contener unos 50 euros.

En la gasolinera no había personal alguno in situ, ya que la norma de la empresa es ofrecer atención a distancia desde la oficina central.

Tras la incursión en la gasolinera, los amigos de lo ajeno continuaron camino hasta Pontevea (Teo). Rompieron la puerta del Bar Atallo y se llevaron una tableta y alguna calderilla que había en la caja.

Se calcula que sobre las tres de la madrugada el coche fue abandonado en Santa Lucía (Santiago). Fue lanzado por un terraplén en una finca al borde la pista que conduce a O Eixo, detrás de Automocións Grille. Fue localizado, encendido, pero sin rastro del botín ni de sus ocupantes, por un repartidor que trabajaba en la zona.

También en la comarca dezana la madrugada pasada fue movida. Los amigos de lo ajeno realizaron varios golpes en locales y empresas en los municipios de Lalín y de Silleda.

En Lalín, entraron en una empresa del polígono Lalín 2000 y en un bodegón del casco urbano.

Unos golpes a los que se suman los acaecidos en un restaurante de Silleda, en una empresa de A Bandeira y un intento de robo en un bar de Silleda, aunque en este caso, los ladrones no consiguieron entrar.

Nave en el polígono

En la empresa Mejuto del polígono Lalín 2000, los ladrones demostraron conocimientos de la empresa evitando algunas medidas de seguridad. La voz de alarma la daba una persona de seguridad a eso de las cinco de la madrugada. Accedieron por cuatro sitios y rompieron algunas ventanas para entrar en algunos despachos. Los ladrones buscaban dinero pero se fueron con poca cosa. El responsable de la firma apunta que «nunca se deixan cartos, máis alá de algunha cantidade pequena, neste caso para pagar algunha dieta de comida a algún traballador». Era la primera vez que sufrían un robo.

«En dúas horas -apunta Mejuto- xa tiñamos todo listo de novo para poder seguir traballando». El polígono Lalín 2000 cuenta desde hace tiempo con un servicio de seguridad y de vigilancia que tiene como objetivo combatir este tipo de robos que antes se repetían con cierta frecuencia en la zona. Los agentes de la Guardia Civil se desplazaron ayer a la nave para inspeccionar la zona e iniciar la investigación correspondiente.

Por estas fechas, próximas a la Navidad, cada año se producen oleadas de robos de este tipo con lo que se recomienda extremar las medidas de seguridad.

Actuaciones rápidas de encapuchados en busca de dinero en metálico

En todos los golpes de la pasada noche, los amigos de lo ajeno buscaban dinero en metálico. En algún caso, al igual que ocurría en los de A Estrada, las cámaras grabaron a los ladrones, que también iban encapuchados para evitar ser identificados.

En Silleda, una de las paradas, fue en el restaurante O Camiño, donde forzaron la puerta de entrada rompiendo también la reja y una vez dentro se llevaron dinero de la caja registradora, la recaudación de la cesta de Navidad que sortea el establecimiento con motivo de las fiestas y destriparon la tragaperras en busca de efectivo.

El propietario cifra en cerca de 2.000 euros lo que le puede costar esta visita, incluidos los daños causados y las reparaciones a realzar. Fueron 1.100 euros en metálico por un lado y algo más de 200 euros por otra, calcula. Las cámaras grabaron el golpe.

Otro de los robos se produjo en un local de A Bandeira. A estos se sumaba también un tercero, aunque en este caso al parecer se quedó en un intento de robo. El ruido realizado por el ladrón o ladrones para intentar acceder a un bar ubicado en la rúa Ramón de Valenzuela alertó a los vecinos que lograron ver a una persona encapuchada huyendo y abandonando el lugar.

En Lalín al robo en una nave se sumó también esa misma noche el ocurrido en un bar de Lalín., en el Bode Senra, donde los ladrones también pusieron sus ojos en la tragaperras en busca de dinero en metálico.

Son golpes en la, mayoría de los casos realizados en muy poco tiempo lo que permite a los ladrones escapar rápido.

Roban un coche en A Estrada y asaltan con él la gasolinera local SBC y un bar de Pontevea

Rocío García
;
Roban un coche en A Estrada y asaltan con él la gasolinera local SBC y un bar de Pontevea El coche encendido fue abandonado en un terraplén en Santa Lucía y localizado por un repartidor

El coche encendido fue abandonado en un terraplén en Santa Lucía y localizado por un repartidor

Madrugada movida en A Estrada. Varios desconocidos robaron en el municipio estradense un Volkswagen Passat que utilizaron para cometer varios robos en la zona y luego dejaron abandonado en Santa Lucía (Santiago). Los amigos de lo ajeno le hicieron un puente al vehículo y lo condujeron hasta la gasolinera SBC, en la PO-841, a la salida de A Estrada hacia Santiago.

Allí, según pudieron grabar las cámaras de seguridad de la estación de servicio, los ladrones se bajaron del vehículo portando un pico, una maza y diversos artilugios, que finalmente no llegaron a utilizar. Con sus propias manos, los ladrones arrancaron de cuajo la máquina de cambio del túnel de lavado. Los ladrones -que según parece eran tres- portaban pasamontañas y cubrían el rostro también con capuchas, por lo que sus caras no son apreciables. Los hechos sucedieron sobre las 1.55 horas de la madrugada. Los propietarios de la estación de servicio indican que, en ese momento, la máquina que los ladrones arrancaron de cuajo y se llevaron en el maletero del coche podía contener unos 50 euros. En la gasolinera no había personal alguno in situ, ya que la norma de la empresa es ofrecer atención a distancia desde la oficina central.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A Estrada, Lalín y Silleda registran una oleada de robos de madrugada