«É triste que teñamos que lembrar a Cuíña para falar de investimentos»


Para Alberto Varela, el proyecto de presupuestos constituye una decepción y una oportunidad perdida. Pero, sobre todo, «unha burla» por lo que respecta a Vilagarcía. La tesis del regidor socialista es que el PP, lejos de intentar distribuir el esfuerzo inversor con equidad, se dedica a «apoiar os amigos e non consignar un euro aos que considera inimigos». Y pone algunos ejemplos. Los dineros en saneamiento, que se multiplican en Lalín o A Estrada, mientras en la capital arousana no pasan de unos cien mil euros que difícilmente casan con las promesas millonarias realizadas en mayo del 2013, once millones de euros, o este mismo verano. Lo mismo sucede con la sanidad. «Di o PP que haberá noventa mil euros para melloras no centro de saúde; que digan onde están, porque nos Orzamentos tampouco hai un euro». De las partidas genéricas de las que los populares hablaban ya el año pasado, Varela afirma no tener noticia. Y la nómina de desagravios no hace sino crecer. Fondos para actuar en los hospitales de Barbanza, Valdeorras y A Mariña, pero no en el de O Salnés. Nada para la conexión peatonal de Bamio, pero sí para sendas en municipios vecinos. Nada para la estación intermodal. «Estaría ben que Feijoo viñese explicárllelo aos veciños e pedirlles o seu voto», ironizó el alcalde con respecto a la visita del sábado. «É triste -concluyó- que para falar de investimentos da Xunta teñamos que lembrarnos da etapa de Cuíña».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«É triste que teñamos que lembrar a Cuíña para falar de investimentos»