Las goteras obligaron a cubrir el Lalín Arena y a trasladar las competiciones

En A Estrada se derrumbó un muro y en Forcarei se aplazó un partido por la lluvia


Lalín / la Voz

La intensa lluvia dejó un rastro de goteras en edificios municipales de Lalín. El agua obligó a trasladar las actividades deportivas del Arena y provocó un cruce de acusaciones entre gobierno y oposición. Desde el Concello se apuntaba que las medidas adoptadas tras el pedrisco de julio no fueron suficientes y achacaban las goteras, con filtraciones por los laterales, a la falta de mantenimiento y atasco en los canalones. Por la mañana se intentó jugar algún partido en el Arena, los niños y niñas intentaron secar el agua. Pero las competiciones se trasladaron al pabellón municipal y se cubrió el piso. En el museo las goteras se dejaron ver en la zona cercana a las escaleras mientras en el interior tenía lugar una representación.

Ayer el PP pedía explicaciones a Cuíña y PSOE por la situación en la que dejaron muchas instalaciones municipales y por su parte CxL acusaba al PP de no haber hecho nada para subsanar los daños del pedrisco de julio y recordaba las críticas populares al anterior gobierno por las goteras.

En Forcarei el partido de cadetes que debían disputar ayer el EFB Terra de Montes y el AXG Verdugo en el campo de fútbol municipal se aplazó por decisión del colegiado, al ser imposible disputarse dada la cantidad de agua caída en las últimas horas y pese a varios intentos de marcar el campo y apreciar las líneas para un correcto arbitraje.

No fueron las únicas incidencias de la jornada. En A Estrada, la cantidad de agua caída provocó el derrumbe de parte del muro de una casa abandonada que se desplomó hacia la calzada. Hasta allí se desplazaron en la mañana de ayer efectivos de Emerxencias de A Estrada que procedieron a la retirada de las piedras de mayor tamaño y señalizaron la zona. Unos avisos a los que se sumaron los realizados por el colectivo a través de las redes sociales advirtiendo a conductores y peatones del peligro de la situación al entender que el resto de muro y lo que quedaba de casa podía venir abajo en cualquier momento. Hasta el lugar acudió también la Policía Local de A Estrada.

El suceso se produjo en el kilómetro 2,200 de la EP 7025 en el lugar de O Cruceiro, en la parroquia estradense de Arca. Desde A Estrada también se informó a la Diputación de Pontevedra, propietaria de la carretera de esta situación y del riesgo de mas desprendimientos. La casa, abandonada, ya no tiene tejado y con el paso del agua las paredes que quedan están ya muy combadas y amenazan con caerse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las goteras obligaron a cubrir el Lalín Arena y a trasladar las competiciones