Chorizo y filloas levantaron pasiones y cruzaron fronteras en la feria de Cruces

Acudieron en torno a 200 escolares a la cita


Vila de Cruces celebró ayer feria en una mañana fría, pero sin lluvia, envuelta en un penetrante olor a chorizo asado y a dulces y artísticas filloas hechas por maestros en estas lides. Se celebraba una nueva edición de la Feira do Chorizo que cada año va sumando nuevos adeptos de fuera del municipio.

Prueba de ello es el creciente paso de visitantes cada 4 de febrero. Que la de ayer cayera a lunes no fue obstáculo para que el número de comensales se mantuviera y los encargados de asar a la parrilla los chorizos no diesen abasto a atender a tanto comensal.

Por la Praza de Juan Carlos I pasaron grupos de excursiones procedentes de lugares como A Estrada, A Bandeira o Boimorto. A los vecinos del municipio asiduos a este mercado cruceño se sumaron ayer también unos 200 escolares. En este caso los de Infantil del centro, los estudiantes del colegio de Piloño y los de Merza. Estos últimos aprovecharon la jornada para hacer turismo por el municipio visitando también la Fundación Paco Lareo A Solaina de Piloño y el poblado de Fontao. La degustación incluyó cientos de kilos de chorizo, filloas, pan y vino para todos los asistentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Chorizo y filloas levantaron pasiones y cruzaron fronteras en la feria de Cruces