«En Canadá as clases son de 75 minutos e teñen moitas opcións»

Los dos docentes acaban de regresar de una estancia de inmersión lingüística en Ottawa del plan Piale de la Xunta


Lalín / la Voz

Todos los años profesores de diferentes países hacen la maleta y llegan a colegios e institutos de Galicia para realizar intercambios o trabajar como ayudantes de conversación. Al mismo tempo, cada curso, docentes gallegos realizan el viaje a la inversa. Las opciones son variadas. En la zona hay profesores asiduos a realizar algún tipo de estancias fuera. Dentro de esa oferta de programas se encuentra el Piale, promovido por la Consellería de Educación y que ofrece, entre otras modalidades, estancias de inmersión lingüísticas en Canadá, Portugal o Francia.

Son cuatro semanas en el país destinadas a conocer la forma de trabajar y el sistema educativo de otros centros, otra cultura y otra forma de vida,.

Es la modalidad que escogieron Laura López y Javier Sueiro, dos profesores de Lalín que trabajan en el IES Pintor Colmeiro de Silleda. Su destino fue Ottawa, en Canadá. Salieron el 5 de noviembre para regresar el 5 de diciembre. En total eran «cuarenta docentes de toda Galicia» que ya se fueron conociendo y contactando en la mayoría de los casos «nun curso intensivo previo de inglés que fixemos». En ese momento, apuntan, «xa fomos facendo grupos de wasap, e temos grupos, subgrupos, estamos totalmente conectados».

Laura y Javier están casados, pero una vez en Canadá, a cada uno le asignaron una familia. A Laura, explica, «tocóume unha muller libanesa que leva 38 anos en Canadá e está moi ligada a Galicia; Ela é encantadora e todos os que pasaron pola súa casa quedan como si fosen da súa familia; fixo o Camiño de Santiago e ven de vez en cando, escoita música galega e é moi fan de Galicia e como é unha profesora retirada podiamos falar máis de educación». Javier se alojó en casa «dunha chica filipina cun fillo que levaba solo seis anos en Canadá e traballaba moito, erguíase moi cedo, deitábase ás seis ou sete da tarde e case non coincidiamos».

Durante la semana, ambos acudían cada uno a un centro y realizaban el mismo horario lectivo que los profesores de allí. Los centros que les correspondieron a cada uno de ellos eran diferentes. En el de Laura López, apunta, «había moito refuxiado, pero o que me sorprendeu foi que traballan moito pola integración, Lles dan moita facilidade para que aprendan o idioma, pasan moito tempo aprendendo». El de Javier Sueiro, explica, era un Hight School con estudiantes de noveno a doceavo grado, que viene siendo de tercero de la ESO a segundo de BAC, en edades. Javier les envidiaba «as instalacións que tiñan e os materiais, notábase que había cartos», unas instalaciones deportivas de lujo, todo tipo de equipos, clases de un sinfín de disciplinas deportivas y cerca de una decena de profesores de Educación Física.

Los horarios, apuntan, son muy diferentes «traballan por semestres; só teñen catro asignaturas e teñen catro períodos de clases cada día, e dan todas todos os días; en no seguinte semestre dan outras catro». Las clases, indican, «son máis largas, de 75 minutos; as nosas son de 50 e teñen tamén 40 horas que teñen que facer de voluntariado, que é algo que está moi interesante». Los estudiantes se mueven en cada clase, pueden comer en el aula si lo necesitan, tener el móvil. Pero, explican «son moi responsables, teñen un absoluto respecto polo profesor e tendo máis liberdade que os de aquí, non lles teñen que chamar nunca á atención e ninguén copia».

Los resultados en educación de Canadá, indican, «son moi bos». Las asignaturas, apuntan, están más enfocadas al futuro profesional y laboral del alumno. Se imparte desde teatro a canto, carpintería o recursos humanos. Hay muchas más optativas, pero «aquí nós nos preocupamos moito polos alumnos e polo seu aprendizaxe, que vaian avanzando; alí si aprenden, ben e si non tamén», apuntan. El jueves contarán su experiencia a profesores alumnos del Colmeiro.

De las muñeiras al sirope de arce

Para ambos, la estancia en Canadá fue una experiencia muy buena por lo que supuso de aprendizaje tanto del idioma, como en cuanto al trabajo educativo. Al llegar tuvieron «dous días de introducción» en el que les enseñaron el uso de los transportes, qué hacer cuando tocan el himno, los horarios de comidas o cómo son las propinas. Por las tardes quedaban con otros profesores del grupo. Formaban casi un pequeño centro gallego «porque había que facer patria» y en el que sonaba el galinglish, bromean.

En sus centros dieron a conocer la cultura gallega, les enseñaron a hablar algo de gallego «e houbo canadienses que ata bailaron unha muiñeira», eso sin olvidar las demostraciones culinarias que iban de la tortilla a la empanada. Los fines de semana aprovecharon a realizar algunas excursiones a Montreal a Toronto y hasta a las cataratas del Niágara. Se trajeron «sirope de arce, galletiñas, roupa de abrigo e moitos pequenos agasallos».

En cuanto al frio, llegaron a disfrutar de temperaturas de -15 a -27 grados «no novembro máis frío que tiveron nos últimos 60 anos, dicían, aínda que abrigado non se notaba e acostumámonos a vivir coa neve». Pero les chocó que «ninguén xoga coa neve, debe ser que como a teñen seis meses o ano, estarán xa fartos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«En Canadá as clases son de 75 minutos e teñen moitas opcións»