Diez quitanieves y dos mil toneladas de sal para combatir las nevadas

La subdelegada del Gobierno presentó en Lalín el plan invernal de emergencias


Lalín / la voz

Aunque estos últimos años las temperaturas invernales y la nieve llegan con retraso, todo está listo ya para hacer frente a posibles actuaciones en las carreteras nacionales de la provincia. La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, eligió ayer Lalín para presentar el protocolo de viabilidad invernal de este año. Todos los medios ya están disponibles para actuar en caso de necesidad. El único cambio respecto al año anterior es que, si antes la activación de una posible actuación de la Unidad Militar de Emergencias estaba en manos del Delegado del Gobierno, ahora la orden, para permitir una mayor agilidad, recae en la titular de la Subdelegación del Gobierno. El plan de emergencias invernales cuenta con diez camiones quitanieves en la provincia. Cuatro de ellos pueden también esparcir salmuera. Al parque de vehículos se añaden depósitos con capacidad para 1.975 toneladas y 89.000 litros de salmuera.

Unos medios a los que se suman los que poseen los gestores de las autopistas AP-9 y AP-53 que disponen de cuatro camiones quitanieves, 375 toneladas de sal y 73.000 litros de salmuera.

El protocolo divide a la provincia de Pontevedra en tres zonas. La Norte atiende 145 kilómetros de viales, en los que se incluyen diversos tramos de la Nacional 525 y la Nacional 640, con especial atención a zonas más altas como los puertos de San Martiño y Santo Domingo en la N-525 y los de O Marco y Xindiriz en la Nacional 640. En la zona centro se incluyen la N-550, la N-541 y la N-554 con el puerto de O Paraño en la N-541, mientras que en la zona sur el plan atiende la A-52 y la N-120, con el puerto de Fontefría en A Cañiza.

La presentación del protocolo tuvo lugar en el puesto de coordinación invernal que el Ministerio de Fomento tiene en Lalín. Un acto que la subdelegada del Gobierno aprovechó para saludar al personal del mismo. Este cuenta con dos camiones con salero automático y hoja quitanieves e, a los que se añaden otro en el Centro de Conservación de A Estrada, junto con una pala mixta. La lista de medios se completa con un silo de 60 toneladas de sal y un almacén de sal de 25 toneladas, ambos en Lalín y un silo de 60 toneladas de sal en Pontevilariño. El Centro de Conservación de A Estrada dispone, por su parte, de una planta de fabricación de salmuera de 2.500 litros/hora y un depósito de 20.000 litros, además de un almacén de sal con capacidad para 500 toneladas.

En su visita a Lalín, Maica Larriba, estuvo acompañada por el alcalde de Lalín, Rafael Cuíña; el teniente alcalde, Nicolás González Casares y la concejala, María Jesús Sánchez. A ellos se sumaron el teniente coronel de la Guardia Civil, José Manuel Touceda; el jefe provincial de Carreteras, Pablo Domínguez; el capitán de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico, Leovigildo Villares y la jefa de Protección Civil, Natalia del Caño, entre otros.

Larriba explicó que el protocolo cuenta con tres fases de aplicación que dependen de la situación atmosférica y las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología. La primera fase se iniciará siempre que se produzca una alerta roja o naranja de nevadas en la provincia. La segunda, de preemergencia, en el caso de que la intensidad de la nieve prevea la posibilidad de dificultades en la circulación o presencia nieve o hielo en la calzada y una tercera fase de emergencia que se produciría cuando sea necesario prestar atención a personas que quedaron bloqueadas o retenidas en la carretera y que no puedan seguir viaje por sus propios medios. En esta, apunta, se incluye la posibilidad de que la Subdelegación del Gobierno movilice a la Unidad Militar de Emergencias.

El protocolo, que se renueva cada año, entró en vigor el 1 de noviembre y no se cierra hasta el 30 de abril. De momento, aún no se produjeron heladas, lo que explicaban ayer responsables de carreteras, hizo que aún no fuese necesario activarlo. La subdelegada espera que «non sexa necesario poñer ningún destes medios en marcha ao longo deste ano». Algo con lo que coincidía el alcalde de Lalín.

En los últimos meses el Ministerio de Fomento llevó a cabo la colocación de bolardos de protección en tramos urbanos de las carreteras nacionales de la zona. Una colocación que en un primer momento provocaron algunas críticas por parte de los vecinos. El responsable de Carreteras indicaba ayer que estas actuaciones forman parte de un plan de seguridad y que su fin es incrementar la seguridad vial. Entiende, al igual que hacía también el regidor de Lalín, que estas actuaciones podían al principio hacer cambiar alguna rutina cotidiana a los vecinos subrayando que lo que debe primar es, ante todo, la seguridad vial y que las actuaciones tenían ese objetivo. Cuíña considera que esas quejas en estos momentos ya estaban superadas y agradecía a Larriba su visita, que consideraba la primera oficial y la Subdelegada se ofrecía a visitara el Concello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Diez quitanieves y dos mil toneladas de sal para combatir las nevadas