Crespo tilda de «salvavidas polo pobo de Lalín» el acuerdo de los remanentes

Destaca la responsabilidad y altura de miras del PP en un pleno con unanimidad


lalín / la voz

Pleno extraordinario en Lalín para refrendar el acuerdo firmado la pasada semana entre gobierno y PP para invertir 2,9 millones de euros de remanentes en obras. La sesión, con apoyo unánime al pacto, pareció una noche electoral con debate sin abuelas. Porque con el acuerdo ganaron todos: gobierno, populares y Cruz, que aún sin haberse sentado a negociar, se sintió representado en las obras que le incluyó el PP. Es verdad que gana el pueblo de Lalín, sobre todo si se aprueba el pliego de licitación de las obras antes de fin de año ?las que no lleguen, quedarán para otro año?; y fue sin abuelas, porque gobierno y oposición elogiaron sus posiciones y gestión.

El popular José Crespo realizó una intervención sobria y medida. Tras exponer el teniente de alcalde González Casares las bondades de la gestión económica del cuatripartito bajando la deuda de 5 millones cuando entró en 2015 a los 750.000 actuales, replicó: «Cando entraron había 4 millóns na caixa, eso nunca o din. E o plan de amortización penso que non se variou» sobre el que dejó el PP, a lo que Casares repuso que ahora en caja hay 8 millones. Sobre la rebaja impositiva que pone en valor el ejecutivo, dijo Crespo que hacen de la necesidad virtud, recordando que al estar en minoría tuvieron que aceptar propuestas del PP como suprimir las plusvalías.

Centrado ya en el acuerdo por los remanentes, el popular expuso tres ejes básicos: «Demostramos a altura de miras e seriedade do PP, como oposición responsable que pensa máis no futuro deste pobo que no seu propio», asumiendo una estrategia que «antepón os intereses dos lalinenses aos de partido. E non nos den a benvida á cultura do pacto: non decidiron negociar, é que non lles quedaba outra», a diferencia del PP que pudo elegir no hacerlo.

Argumentó que los remanentes no se deben a una excelente gestión de gobierno, sino a la incapacidad del gobierno de ejecutar sus propios presupuestos. Calificó el acuerdo como un «salvavidas do PP ao goberno, pero non pensando en vostedes que non o merecen, senón no pobo de Lalín». Dijo que los populares excluyeron desde el primer momento de la negociación a «políticos tóxicos como Rafael Cuíña e Lara Rodríguez, que nos meteron no xuzgado para facernos dano, e igual vostedes teñen máis motivos para metelos alí. Aos dous os vetou o PP, non se autoexcluiron eles».

Por último, indicó que el acuerdo es una radiografía de lo que sucede en Lalín: «Sen estes políticos que atrancan a vida normal do concello porque atacan no eido persoal, e sen sectarismo do goberno cara nós, terían moitas veces a man tendida». Sostuvo que «a Lalín pode irlle moitísimo mellor se hai un goberno responsable e dende o PP o temos sobradamente demostrado», y aspiran a recuperarlo el próximo año de nuevo.

Gobierno de concentración

Cruz García coincidió en gran medida con el PP, y reprochó al gobierno: «Non fustes quen de gastar 8 millóns de euros, 5 de amortización e 3 de remanentes», indicando que se bajó deuda por las pautas del Gobierno central, aspecto ya reconocido por el propio Casares. Dijo que hablar en este paquete de proyectos de alcantarillados y no de grandes obras ?se cambiaron tres pistas que irán al Plan Concellos? «son as grandes victorias do concelleiro non adscrito».

Dijo que Crespo «é home de palabra» y le llamó pitoniso: «Anunciaches un goberno de concentración e o acadaches, e excluiches a quen quixeches grazas a min, e quen me quería excluir veu os touros dende a barreira». Vaticinó mayoría del PP, aunque dijo que el acuerdo refrendado ayer muestra que «estamos preparados para gobernar en minoría». Dijo a Cuíña que enterraba el hacha de guerra con él, para asestar a renglón seguido un mandoble a José Manuel Fernández: «Se as negociacións foron tan duras, contratar a Piki un seguro a próxima vez polo que poida pasar».

Peña dice que el veto no fue a ella, sino a todos los votantes a los que representa

Si Cuíña se esforzó tras un pleno en que no intervino en demostrar que el PP no lo había vetado en la negociación, Peña (APAC) expresó al PP que al vetarla a ella «se veta á parte da cidadanía á que represento, están vetando a parte da cidadanía a intervir nos investimentos», aunque fue consciente de todo lo que se negociaba a través del gobierno. Explicó su apoyo en el pleno porque «voto polo pobo de Lalín».

Por el gobierno, Casares defendió que todo el gobierno participó en las negociaciones con el PP, destacando la rebaja del 80 % de la deuda en el mandato y del 25 % en recibos del IBI a vecinos, además de congelar la basura y eliminar plusvalías: un escenario de reducción de deuda e impuestos pese al que se logró superávit. En buena medida, por el sobrante siempre en el capítulo de personal, ante las trabas para su reposición por parte de Madrid. Explicó que en general los municipios han bajado las inversiones reales, a la espera cada año de emplear el superávit para poder acometerlas.

Vilariño expresó que el gobierno está en minoría por «unha anomalía democrática» y puso en valor un acuerdo de todas las organizaciones políticas que alcanzaron representación en las últimas elecciones: «Non pode haber gañadores nin vencidos, os únicos que gañan son os veciños de Lalín e o interese xeral». Criticó el encorsetamiento de Madrid a los ayuntamientos, y cuestionó al PP por hablar de «salvavidas»: «Todos tiñamos un plan B, pero todos optamos por responsabilidade no plan A, porque mellora a calidade de vida dos veciños».

Marca un antes y un después

Dijo que el pacto «pode marcar un antes e un despois, a xente da rúa está farta de tensión, esixe solucións aos problemas e valora o diálogo entre partes».

El alcalde le quitó la palabra, para que no tuviese más tiempo que los portavoces de la oposición. Y también le quitó la razón en esa llamada al diálogo con la oposición. Porque tan pronto los 20 concejales de la corporación ?faltó Celia Alonso, de baja por una intervención quirúrgica sin gravedad? votaron por unanimidad el pacto para invertir cerca de 3 millones de euros de remanentes en obras del día a día, cerró el regidor «cunha simple frase: agora me toca a min, agora me toca a min». «Coma sempre, xenio e figura» replicó Crespo.

Al estilo de José Luis Garci y Cole Porter: volver a empezar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Crespo tilda de «salvavidas polo pobo de Lalín» el acuerdo de los remanentes