Cultura inició la obra de Donramiro sin el permiso que falta en la rotonda

El proyecto de control arqueológico se presentó un mes después de arrancar los trabajos y se resolvió en tres días, frente al mes de espera que lleva el de la glorieta

.

Lalín / la voz

El gobierno municipal de Lalín mostró ayer su «máis absoluta estupefacción» por el hecho de que la Consellería de Cultura iniciase las obras de rehabilitación de la iglesia de Donramiro sin contar con el correspondiente proyecto de control arqueológico. Según consta en resolución de la Dirección Xeral de Patrimonio remitida esta semana al Concello, la solicitud para esa autorización no se presentó hasta el 20 de agosto, «tras o que foi resolta con sorprendente rapidez e dilixencia nun prazo récord de tres días». Subrayan que Cultura no tuvo el permiso hasta un mes después de que «se iniciasen oficialmente os traballos de restauración do templo románico. Foi o propio conselleiro Román Rodríguez ?acompañado do portavoz do PP de Lalín, José Crespo? quen durante unha visita ás obras realizada o sábado 28 de xullo explicou que os traballos de rehabilitación da igrexa se iniciaran cinco días antes e, como se comproba agora, sen ter resoltos todos os trámites administrativos pertinentes».

El ejecutivo local destaca que la falta del proyecto de control arqueológico es el mismo trámite que motivó la paralización puntual de las obras de contrucción de la rotonda de Montserrat por parte del Concello lalinense, un hecho que suscitó en las últimas semanas las «desmesuradas críticas do Partido Popular e do propio conselleiro de Cultura».

Exigen agilizar la autorización

El gobierno municipal conmina al conselleiro Román Rodríguez a que agilice la concesión de la autorización del proyecto de control arqueológico de la glorieta de Montserrat, al considerar que «polo visto ata o de agora non lle deu un trato xusto e igualitario a esta petición». Porque recuerdan que la Consellería de Cultura tiene sobre la mesa la solicitud desde el pasado 9 de agosto, y un mes después todavía continúa sin resolverse.

Destacan que el conselleiro justificó hace unos días ese retraso en la resolución del expediente al hecho de que en pleno mes de agosto, con menos funcionarios, el dictamen se demora más de lo habitual, pero inciden desde el Concello en que curiosamente esa misma situación no afectó a la solicitud de control arqueológico de la iglesia de Donramiro, que pese a presentarse más tarde que la de la rotonda y también en pleno mes de agosto, fue resuelta en solo tres días.

Ante esa situación, el gobierno municipal manifiesta que «agarda que o conselleiro de Cultura non estea retrasando a mantenta a autorización da rotonda de Donramiro coa intención de prexudicar politicamente ao Concello de Lalín, porque a quen estaría prexudicando realmente é ás súas veciñas e veciños, algo que resultaría inadmisible para un representante público», indican.

Esperan la reacción del PP de Lalín ante unos trabajos sin ese escrito

El gobierno municipal ha encontrado en el expediente de la iglesia de Donramiro una mina con la que devolver a los populares sus fuertes ataques recibidos en agosto por la rotonda de Montserrat. Como si de colocar al partido de la oposición frente a un espejo se tratase, el cuatripartito «agarda con verdadeira expectación a valoración do PP de Lalín sobre o feito de que as obras da igrexa de Donramiro se iniciasen un mes antes de contar co proxecto de control arqueolóxico», convencidos de que los populares exigirán a Román Rodríguez explicaciones claras y concretas por sus «chapuzas e despropósitos xestores»; esperan que califiquen también de «nefasta» la gestión del conselleiro, y que le pregunten si es «gravísimo e denunciable» iniciar esas obras «acompañado, por certo, de José Crespo, sen contar con todas as autorizacións de Patrimonio».

Y advierten que cualquier otra interpretación, o el silencio de los populares, evidenciaría la doble vara de medir del PP y una estrategia política «incomprensiblemente partidista e que despreza os intereses xerais» de Lalín.

El bumerán de la «bisoñez interesada» que Román Rodríguez atribuyó al ejecutivo local

El gobierno municipal que preside Rafael Cuíña pone en el punto de mira, además del PP local, al propio conselleiro de Cultura. Recuerda que «no colmo dos despropósitos, Román Rodríguez chegou a cualificar de ‘irresponsabilidade’ que se iniciasen as obras da rotonda sen contar con todos os permisos necesarios, e acusou ao Concello de Lalín de ‘bisoñez interesada’. Son cualificativos que o goberno municipal agarda que o conselleiro se aplique agora publicamente a si mesmo». Mucho más, añaden, cuando la autorización que le faltaba para el templo de Donramiro y el departamento que la otorga dependen de su propia consellería y son de su competencia directa.

«En consecuencia, para o goberno de Lalín, neste caso a irresponsabilidade e a bisoñez son moito máis graves e palmarias», subrayan sobre unas expresiones que se han convertido en un bumerán para el titular de Cultura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cultura inició la obra de Donramiro sin el permiso que falta en la rotonda