El gobierno atribuye a un error de coordinación el parón en Montserrat

Casares rebate al PP y dice que la rotonda tiene los permisos de Patrimonio, salvo el visto bueno al proyecto de intervención arqueológica que puede llegar en 15 días

.

lalín / la voz

El teniente de alcalde de Lalín, González Casares, respondió ayer al PP que el proyecto para la construcción de la rotonda de Montserrat cuenta con todas las autorizaciones de la Dirección Xeral de Patrimonio. Frente a lo que «afirman torticeiramente os populares», asegura que el Concello tiene todos los permisos en vigor para la ejecución del proyecto desde el 29 de junio de 2017. Añade que «o único que falta é o visto bo ao denominado proxecto de intervención arqueolóxica, un documento mínimo que non é un permiso e que se debe entregar ao comezo das obras».

Explica que es un documento normalmente de aprobación inmediata, que ni siquiera precisa ser aprobado en comisión, «senón que basta co ok dun técnico». Indica Casares que ese proyecto fue entregado hace varios días pero, según informan desde la propia jefatura de servicio de la Dirección Xeral de Patrimonio, «problemas burocráticos e outras continxencias propias do mes do ano no que nos atopamos, están alongando algo máis do habitual este sinxelo trámite».

Reanudan las obras en 15 días

En todo caso, el gobierno local aclara que desde el propio organismo de la administración autonómica les asegura que en un plazo máximo de 15 días quedará definida la cuestión y se podrán retomar las obras.

El edil de Urbanismo aclara que el inicio de los trabajos a falta del proyecto de intervención arqueológica se debió a «un erro de coordinación entre a empresa concesionaria da actuación, o director de obra e o arqueólogo contratado polo Concello para facer o seguimento arqueolóxico da actuación, que por un malentendido non se percataron desta carencia». Desmiente así tajantemente al PP: insiste en que el Concello realizó todo el procedimiento para construir la glorieta según la normativa, con todos los permisos y autorizaciones de Patrimonio para hacerlo. Indica que la paralización puntual de las obras se debe a ese problema burocrático, pues el Concello presentó toda la documentación y tiene todas las autorizaciones administrativas aprobadas.

«Imposible detectar» pequeños errores en el área que tramita más expedientes de obra

González Casares hace por último una defensa de su gestión, al recordar que es el concejal que más expedientes de obra tramita, «polo que en ocasións se producen pequenos erros e é imposible detectar detalles administrativos mínimos como o presente, que en calquera caso se trata dun aspecto meramente técnico e non da falta dun permiso ou dunha irregularidade administrativa».

Entre los expedientes que está tramitando el edil de Urbanismo de Lalín apunta ?además de esta rotonda? los abastecimientos de Cáceme y otros lugares de Goiás, los abastecimientos que se ejecutan con cargo al Fondo de Compensación Ambiental, la reforma de la Praza de Galicia, y distintas actuaciones incluidas en la estrategia Dusi Lalín SSUMA21 con financiación europea.

El concejal considera que este caso no tiene comparación con el muro de Doade

El PP cuestionaba la tramitación del gobierno municipal en las obras de la rotonda de Montserrat, y planteaba la comparación del caso con el del muro de Doade calificado en su día desde el ejecutivo local como muy grave y denunciable, indicaban. Pero González Casares apunta su estupefacción por esta comparativa. Para el concejal de Urbanismo de Lalín «é inexplicable a desvergonza política que amosa o principal partido da oposición xa que o goberno de José Crespo aprobou e adxudicou as actuacións de Doade en xunta de goberno local no ano 2015 certificando en falso que o Concello dispoñía dos terreos precisos para a normal execución das obras, así como as licenzas, autorizacións de Patrimonio e demais concesións administrativas para levalas a cabo convertendo este proxecto nun dos maiores escándalos administrativos que se lembran».

El teniente de alcalde subraya que quedó documentado que la iniciativa para Doade carecía de la correspondiente y vinculante autorización de Patrimonio para la construcción del muro, lo que obligó a paralizar y modificar el proyecto. A mayores, incide en que pese a que parte de aquellas actuaciones se iban a desarrollar en terrenos privados también carecían de las necesarias cesiones.

Por el contrario, insiste en que la glorieta de Montserrat tiene en vigor todos los permisos y autorizaciones y solo está a expensas de la aprobación de un documento final «que en ningún caso é un permiso, e que se atrasou por un malentendido e debido a cuestións burocráticas». En este contexto, a Casares le resulta inexplicable el «cinismo e desfachatez» del PP para reclamar explicaciones por las obras de la rotonda, «cando este partido é de sobra coñecido pola súa irresponsable xestión e polos seus graves incumprimentos da normativa».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El gobierno atribuye a un error de coordinación el parón en Montserrat