La supresión de aparcamientos en Lalín incendia las redes sociales

Vilariño confía en que Fomento rectifique para no tener que arrancar los bolardos


lalín / la voz

La nueva señalización de Fomento reduciendo plazas de aparcamiento en las travesías urbanas de la N-525 y la N-640, es decir, en las calles Corredoira, Ponte y Areal, ha provocado un aluvión de críticas vecinales que se han hecho tangibles en la calle y en las redes sociales. Un vistazo al Facebook deja claro que buena parte de los lalinenses consideran que hay actuaciones mucho más útiles que el Ministerio de Fomento podría haber emprendido en lugar de prohibir el estacionamiento en el entorno de todos los pasos de cebra.

El propio Paco Vilariño, edil responsable de Obras y Turismo, ha realizado publicaciones mostrando su clara oposición a esta actuación que, en contra de lo que algunos lalinenses creían, fue obra de Fomento y no del Concello. Además, según explica, el Concello ni siquiera fue consultado ni informado. «Chegaron os de Fomento a Lalín arrasando a rúa Ponte cos seus bolardos e pintura como facían os romanos cos seus territorios conquistados», comenta Vilariño. «O que teñen que facer desde Fomento é o arranxo integral desta rúa, que tanto o precisa, ou senón pasar a súa titularidade ao Concello para poder actuar sobre ela», reflexiona. En este punto concuerdan con el edil muchos lalinenses convencidos de que una capa de asfalto sería más útil que el despliegue de bolardos.

Vilariño tranquiliza al personal. Asegura que «nós aquí non imos calar», se muestra confiado en que la reunión con la subdelegada del Gobierno sirva para que Fomento rectifique y advierte que, si fuese necesario, se valoraría incluso arrancar los bolardos. «Agardemos non ter que chegar a iso», dice.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La supresión de aparcamientos en Lalín incendia las redes sociales