Los trabajos de pintado en Lalín están siendo accidentados

Los conductores hicieron caso omiso, en varias calles, de las señales de prohibido


Lalín / la Voz

Después de una jornada de crispación por parte del comercio local, la segunda del pintado en las calles se vivió ayer aún con recelo por parte del sector y de los vecinos de a pie. No hubo cortes de viales, pero sí restricciones de aparcamiento necesarias para facilitar la labor de pintado a la empresa encargada.

El día anterior se colocaban diligentemente las vallas avisando a los conductores de la prohibición de estacionar en determinadas calles. Ayer por la mañana, en la rúa Matemático Rodríguez hosteleros y comerciantes explicaban que la Policía Local se encargó de vigilar que no aparcara nadie desde las 8.00 horas. Unas labores que se prolongaron hasta las 11.30 horas aproximadamente. Alguno se quejaba de que no dejaron ni aparcar a los que iban al cajero.

Una vez el agente dejó un momento la zona, a los conductores les faltó tiempo para estacionar y pasadas las 13.00 horas, de un lado y otro de la calle estaban coches aparcados, alguno incluso en doble fila, y los trabajos de pintado no se habían iniciado todavía en esa zona. A esa misma hora, los coches también llenaban la rúa B pese a las vallas anunciando que estaba prohibido aparcar. Vecinos y conductores que pasaban por allí alegaban que «nas rúas de abaixo nas vallas pon o día e a partir de que hora non se pode estacionar e nestas non pon nada». Así que el personal optó, por lo que se veía, por saltarse a la torera la indicación a la espera de que llegaran los pintores.

En Luis González Taboada y en Pintor Laxeiro se fueron pintando a lo largo de la mañana los pasos de peatones. Primero de un lado para permitir el paso por un carril y luego por el otro.

En algún caso se colocaron cintas para impedir el paso de peatones mientras secaba la pintura. No siempre los conos se mantuvieron en su sitio y más de uno acabó rodando por la calle arrastrado por algún coche. Ni coches ni peatones respetaron a rajatabla las restricciones para preservar la pintura fresca, eso hizo que se puedan ver en muchos sitios huellas de pisadas blancas en el asfalto tanto de pies, como los arrastres dejados por las ruedas de vehículos. El portavoz del PP, José Crespo, se preguntaba si al gobierno le hubiera costado mucho obligar a la empresa a pintar más temprano para no perjudicar a los comerciantes. El alcalde, Rafael Cuíña, recordaba a los comerciantes sus peticiones de cortes de calles para actividades.

Caso omiso a la prohibición. Los conductores no se dieron por aludidos alegando que no se marcaba fecha ni hora a la prohibición de aparcar.

Cintas para evitar el paso. Una cinta de cada lado preservaba la pintura e impedía el paso de peatones, los coches se llevaban los conos.

Primero un lado, luego el otro. En Pintor Laxeiro ayer se inició el pintado de los pasos de peatones, primero de un lado y luego del otro.

Sin coches para facilitar la labor. A las 15.00 horas esta era la imagen de la rúa Ramón Aller, poco después las líneas estaban pintadas.

Delimitación con conos. En la rúa Principal, los conos señalizaban y preservaban, aún en la mañana de ayer, las labores de pintado.

Señales con fecha y hora. En Matemático, las señales sí ponían fecha y hora. Una vez la policía se fue un momento, el aparcamiento fue masivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los trabajos de pintado en Lalín están siendo accidentados