CIG señala que suma más de 400 firmas de apoyo a la docente despedida del Sagrado Corazón


lalín / la voz

CIG-Ensino realizó ayer una movilización para apoyar a Ánxeles Rodríguez Amado, docente despedida del colegio Sagrado Corazón, después de que la reunión celebrada la tarde del jueves por socios del centro acabase sin ninguna propuesta de diálogo con la trabajadora, para buscar una solución satisfactoria al conflicto. Xosé Nogueira, de CIG-Ensino, valoró que «algunha xente en Lalín se manifesta coma no século XVIII e non está disposta a falar coa parte que representa aos traballadores». Denunció de nuevo que la docente el pasado día 6 «foi despedida baixo a forma de fin de contrato anunciada un mes antes, obrigándolle a firmar un finiquito con data dun mes antes e nunha situación totalmente irregular». Hechos que se produjeron «logo de pedir por escrito o abono duns lentes» rotos en un accidente laboral en el centro. Tras recordar que el Sagrado Corazón es un centro concertado, y el salario de la docente ?600 euros mensuales por 9 horas de clase semanales? lo abona la Consellería de Educación, Nogueira reclamó la intervención del conselleiro en el caso.

Apuntó que se han recogido más de 400 firmas en apoyo de la docente, en un conflicto que se alargará en el tiempo porque CIG prepara ya un recurso judicial que podría presentarse en enero: y anticipa que será peor para la empresa, convencido de que ganarán en los tribunales y será la propiedad del colegio quien tenga que asumir los pagos.

Puesto para un familiar

Ánxeles Rodríguez indicó que cuando le comunicaron el despido le indicaron que era para que entrase en su puesto una persona familiar de un socio del colegio. Expuso que fue fraudulento que no le mostrasen el contrato, y que le diesen a firmar un finiquito que ni le permitieron leer, y que no recoge indemnización, apuntó Nogueira. La profesora rechaza que desde el centro se hable de darle una gratificación: «Eu non vin aquí pedir nada, a min fóronme buscar eles porque non tiñan quen lles viñera aquí facer unha xornada de 9 horas semanais. Eu non entrei pola porta de atrás, son unha traballadora e teño dereitos: tenme que finiquitar e admitir que foi un despido improcedente, dado que as necesidades están aí, e que vostede quere colar a unha persoa no meu traballo», explicó, para concluir: «Ten que pagarme o meu traballo e os meus dereitos, e vai ser así sexa como sexa». La intención de los manifestantes es que Ánxeles Rodríguez termine el curso en el centro, para poder jubilarse ?cumple 65 años en enero?. La dirección del Sagrado Corazón evitó ayer pronunciarse sobre el conflicto laboral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

CIG señala que suma más de 400 firmas de apoyo a la docente despedida del Sagrado Corazón