Los informes a la carta a que se enfrenta Intervención en Lalín

Unos y otros intentaron que las técnicas recogiesen expresamente lo que ellos les indicaban


lalín / la voz

La batalla política sobre la situación financiera del Concello de Lalín se prolonga desde el inicio de mandato. Con un gobierno que acusa al anterior ejecutivo del PP de dejar Lalín en bancarrota, y unos populares que niegan con contundencia esas afirmaciones, unos y otros han puesto al departamento municipal de Intervención por medio para buscar munición con que atacar al otro. Solo así se explica que en solo mes y medio ?del 14 de julio al 25 de agosto? se contabilizasen hasta tres decretos de alcaldía demandando otros tantos informes a Intervención: primero pidió un informe el PP, luego otro la propia alcaldía, y de nuevo los populares en agosto. ¿Qué buscaban todos ellos? Informes a la carta de Intervención, que recogiesen expresamente lo que desde el gobierno y desde la oposición querían mostrar a la opinión pública para echar en cara al adversario que mentía.

Por fortuna para Lalín las técnicas han sabido sortear bien el aluvión de peticiones, poniendo los números negro sobre blanco y empleando con cuidado los tiempos verbales: el pasado para lo que sucedió, y el condicional para lo que pudo ser pero no fue; y a partir de ahí, que cada político interprete. Y les demandan, finamente, que dejen de incordiar: a la tercera, la interventora accidental se limitó a ratificar sus informes anteriores en ocho líneas.

En esas interpretaciones políticas, el gobierno local valoró ayer. Creen que el PP hizo su segunda petición de informe porque no le gustaron las conclusiones que dio antes Intervención. Entre otras cosas, subrayan las consecuencias que hubiera supuesto que el Concello fuese condenado a pagar los 5,3 millones de indemnización que reclamaba Portas y Acuña por el párking: «Isto causaría un prexuízo para as arcas municipais, xa que implicaría o incumprimento da estabilidade e da regra de gasto», recogía la exinterventora utilizando en todo momento el condicional.

No hubo que pagar esos 5,3 millones, pero el gobierno local sostiene que pese al ahorro que logró en la compra del párking hubo que poner en marcha un plan económico y financiero, porque la liquidación del presupuesto 2015 arrojaba un incumplimiento de estabilidad presupuestaria y regla de gasto, como así recogen los informes de Intervención.

Con estos datos, el gobierno local ve «incomprensible que o PP siga a defender a súa xestión económica, cando ademais de deixar unha débeda de 5,4 millóns de euros» dejaron otros como la propia situación del párking, Ronda Este o regularización de personal contratado en fraude de ley durante la etapa de Crespo, o el abandono de la antigua piscina.

4 millones menos de deuda

Pese a esa herencia, el gobierno de Cuíña señala que recorta deuda en tiempo récord: «O último exemplo é a amortización anticipada da débeda que o Concello mantiña con Bankia», dejando la deuda el mes pasado en 1,64 millones. A fin de año, serán 1,27 millones: el cuatripartito bajará en más de 4 millones la deuda que se encontró al inicio de mandato. Son datos medibles, pero seguro que el PP tambien opinará.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los informes a la carta a que se enfrenta Intervención en Lalín