La familia Agulló Canda habla de desconsideración y critica el afán de protagonismo del gobierno lalinense

Ayer participó en Madrid en una reunión en torno a la tragedia del Yak 42


data / AGENCIA

La familia Agulló Canda participó ayer en Madrid en una reunión en torno a la tragedia del Yak 42, un accidente aéreo en el 2003 en el que falleció el militar lalinense Vicente Agulló. Y quisieron aprovechar este acto para hacer público un comunicado donde agradecen el apoyo recibido siempre por los vecinos pero cuestionar el aprovechamiento político en Lalín en los últimos meses de «un tema tan doloroso» y tras el pleno de enero donde la corporación aprobó declarar persona non grata al exministro de Defensa, Federico Trillo, tras presentar una moción el grupo de gobierno.

«No entendemos la actitud del alcalde», resaltan, aludiendo a declaraciones a una televisión donde supuestamente había comunicación previa con la familia -«que no se produjo nunca»- en torno a esa intención de llevar a pleno la moción y a un medio digital donde habría hablado con Carlos Agulló, «una información que no es real». Recuerdan que antes de conocerse el dictamen del Consejo de Estado sobre la catástrofe ya hubo homenajes en Lalín organizados por la familia de Vicente Agulló «para ayudar a denunciar las injusticias de esta tragedia, a la que fueron invitados, a petición expresa de esta familia, los actuales dirigentes del gobierno municipal de Lalín, por aquel entonces en la oposición, que luego no asistieron».

Ante esta circunstancia, la familia afirma en su escrito no entender «esta actitud tan contradictoria por parte de los miembros del actual gobierno local lalinense. ¿Acaso la muerte del según ellos amigo y vecino Vicente Agulló no era igualmente injusta tanto antes como después de la publicación del famoso informe del Consejo de Estado?». «Creemos -prosiguen- que esta fue una actitud de falta de respeto». Añaden que «los artífices e impulsores de dicha moción basaron su respeto hacia este militar, trágicamente fallecido, en comentarios relativos a la vida de ocio que disfrutaba cuando se encontraba de permiso en Lalín y no en los valores profesionales o en el currículo que Vicente Agulló Canda llegó a atesorar como paracaidista, como controlador aéreo o como contingente en misiones, muchas de ellas de ayuda social, guerras, catástrofes, en países como Kosovo, Afganistán (...) y el Prestige, arriesgando su vida en más de una ocasión».

«El señor Cuíña, actual alcalde, no solo ha cometido una falta de consideración, sino lo que es más grave, mintió a la familia cuando dijo que había hablado con quien no ha hablado», expone la familia. Creen gran contradicción no haber apoyado actos organizados en el 2014 por familiares de las víctimas y «ahora se miente a la gente, no se pide permiso par acaparar protagonismo de un tema tan doloroso; en todo caso resulta una actitud tremendamente vanidosa. «Declarar a Trillo non grato a base de mentiras a la familia, al resto del pueblo y del Estado sobre esta tragedia es sino declararse a sí mismo non grato», recalcan, asegurando que ellos no necesitan el dictamen del Consejo de Estado y Trillo era no grato desde el 2003.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La familia Agulló Canda habla de desconsideración y critica el afán de protagonismo del gobierno lalinense