«Para mí fue muy importante crear el equipo de matrimonios, el grupo de adoración y la llegada de las hermanas»

La Voz

LALÍN

Marcos MÍguez

Manuel Salgado asegura que le costará mucho dejar su labor con la jubilación

19 ene 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Manuel Salgado, don Manuel para todos los lalinenses, lleva como párroco de Lalín desde el 4 de noviembre de 1983. Antes de eso ejerció el sacerdocio cerca de su aldea natal, Puente Arcediago, cerca de Melide. Se ordenó el 18 de diciembre de 1955 y en Lalín celebró sus bodas de oro sacerdotales. Siempre fue un hombre humilde, poco dado a hablar de sí mismo. En septiembre del 2010, el Papa Benedicto XVI lo nombró Prelado de Honor. Un título honorífico otorgado directamente por el Papa y que se concede a sacerdotes de cualquier parte del mundo en reconocimiento de su labor y que lleva parejo el título de monseñor.

Ayer muchos de sus parroquianos al conocer la noticia de la jubilación del párroco y el nombramiento de Torres comentaban que era una sorpresa inesperada. Miembros de esos grupos de trabajo parroquiales definían a don Manuel como una persona tremendamente justa, subrayando la inmensa y callada labor que desarrolló a lo largo de todos estos años. Un trabajo social intenso, para muchos desconocido pero del que pueden constatar todos los que llamaron a su puerta, profesaran la fe que profesaran, y no se fueron con las manos vacías. Una persona con una gran capacidad de trabajo que a sus 84 años continúa en activo desarrollando una gran labor y al tanto de todo.

-En estos años de trabajo, ¿qué le dio más satisfacciones?

-Para mí fue muy importante la llegada de las Hermanas de la Fraternidad Reparadora, la instalación de Radio María, la creación de los grupos de adoración nocturna y los equipos de matrimonios de Nuestra Señora. Todos ellos son el alma de la parroquia y me ayudaron mucho. Crearon la adoración continúa todas las mañanas. Yo le di mucha importancia a todo eso. Los grupos de matrimonios se reúnen dos veces al mes. Tienen una reunión más formal de formación y una más distendida. Creo que hacen un trabajo muy bueno. Los matrimonios se conocen más y a mí también me ayuda y me permite entrar en ese mundo y conocerlo más.

-Lalín tiene una gran cantera y está a la cabeza de ordenaciones

-Sí hay una cantera importante. Con el obispo anterior, don José, a veces le decía bromeando que íbamos a tener que llevar el seminario a Lalín y el siempre me contestaba que «bueno, no presumas tanto, que en Lalín levantas una piedra o una baldosa y sale un militante cristiano».

-Deja muchos herederos y la parroquia en manos de Marcos, que era uno de sus chicos

-Sí, está Marcos, Carlos, Alberto, Adrio, son muchos y Nicolás Susena que se ordenará pronto. Está preparándose ya y aún me llamó estos días para decirme que contaba conmigo.

-Ya sin contar con el trabajo pastoral también se acometieron obras en la iglesia después de muchos años

-Sí, por supuesto. Era algo que hacía falta.

-¿Cómo fue lo de Radio María?

-Fuimos los segundos de Galicia que tuvimos una antena para que se pudiera oír Radio María. La primera fue Carballo. Yo había conocido la emisora, se lo comenté al obispo y fui a ver al párroco de Carballo y enseguida la instalamos. De aquella estuvo rondando el millón de pesetas. Pero hace mucho bien a muchas personas.

-En la parroquia usted siempre realizó mucho trabajo con la juventud

-Sí, tenemos muchos grupos de catequesis, grupos de jóvenes, fuimos a muchos sitios, organizamos muchas actividades, muchas excursiones, campamentos y dieron mucho resultado.