El patrimonio cultural disperso de Deza

Elementos histórico-artísticos yacen por el rural sin estudiar, como una puerta gótica en Des


lalín

En la antigua Tierra de Deza existe una parte del patrimonio cultural que por diversas circunstancias se halla fuera de contexto.

De su existencia, estado y situación venimos dando noticia desde hace varias décadas tratando de divulgar esta interesante parcela de elementos histórico-artísticos desperdigados, de los que se debieran hacer fichas para un metódico estudio e inventario.

La enumeración sería larga, por lo que omitiremos caer en repeticiones, pasando sin más preámbulo a hacer nuevas aportaciones, no sin antes mostrar nuestro agradecimiento a Manuel Vázquez Otero, por la información de la existencia de la bella puerta que pasaremos a comentar que despertó su especial atención.

La puerta a la que vamos hacer referencia está situada en el lugar de Des, en el número 26, de la parroquia de Soutolongo en Lalín. La propiedad es conocida por casa dos carballeses y se compone de casa principal, donde se hacía antiguamente la malla, y casa utilizada como pajera, situada frente la principal, a la que antecede un estrecho pórtico. Esta última es la que tiene la puerta objeto de nuestro comentario.

El hecho de hallarse emplazada en una casa del núcleo principal de este lugar es con seguridad conocida. Nuestra pretensión es sacar a la luz unas breves notas de su importancia artística y puesta en valor.

Lo primero que llama la atención es que esta pieza, perteneciente a la arquitectura culta y de notables características, se halle formando parte de una casa de genuina arquitectura popular. Como juicio preliminar denota ser un elemento reutilizado y fuera de contexto.

Descripción de la puerta

La puerta es el único acceso que tiene la edificación. Está realizada en elegantes líneas con bloques de sillería de duro granito (piedras eternas), asentada a hueso y abierta en un muro levantado en mampuesto irregular. Su forma recuerda el vano de arco inflexo con dintel recto apoyado en mochetas, recorrido en todo su alrededor por un bisel.

El dintel lo forma una pieza rectangular de arista cortada en chaflán y tiene labrado en el centro un pequeño triángulo de lados curvos, confiriéndole con este detalle el sello distintivo del arte gótico flamígero, idealizando la imagen de un arco conopial. El dintel se apoya sobre mochetas que podemos clasificarlas entre el grupo de mochetas figuradas, con decoración escultórica de representación antropomorfa.

Un modelo de características semejantes se puede contemplar en el monasterio silledense de San Lourenzo de Carboeiro, en la puerta de acceso a la escalera de caracol que conduce a las torres y cripta.

En iglesias rurales románicas es frecuente ver mochetas decoradas en sus diversas modalidades sirviendo de apoyo a tímpanos y dinteles de puertas. Su utilización en la arquitectura religiosa fue frecuente en los siglos XI y XII. Hacia mediados del siglo XII comienza a tomar fuerza el estilo gótico, manteniendo su predominio durante casi 400 años.

Estas piezas fueron también populares en la arquitectura militar en castillos de los siglos XII y XIV.

Mochetas con mensaje

Las mochetas de la puerta de Des muestran la representación de unas cabezas humanas afrontadas labradas en bajo relieve. La situada a la diestra representa un rostro de mujer de frente y al natural, de forma almendrada con rasgos faciales poco acusados.

La frente es estrecha, y el tocado cae hasta los hombros enmarcando el rostro, guardando cierta semejanza con la corta melena de la cabeza tallada en piedra y policromada existente en la puerta de la sacristía de la iglesia de Soutolongo, de arco gótico flamígero.

En el lado izquierdo hay un rostro de rasgos masculinos bien definidos, con pómulos marcados; cabello corto sobre una estrecha la frente; arcos ciliares desarrollados; ojos grandes, almendrados; faz imberbe y mandíbula prominente.

Estas figuras, además de ser empleadas como adorno arquitectónico, que le confieren gran belleza a la puerta por su situación adelantada bajo el dintel, creemos que encierran un simbolismo transmisor de un mensaje que pudiera estar relacionado con la delimitación del espacio. Profano del exterior, y el sagrado del interior del templo.

La boca del personaje masculino es elemento clave para la interpretación de la instrucción moral que creemos trata de transmitir. Su forma recuerda la máscara de la comedia griega, en forma de semicírculo cruceteada con un trazo vertical, que podría interpretarse como símil simplificado del gesto de poner el dedo vertical sobre la boca, que transmitiría el taxativo mensaje de no hablar si es traspasado el umbral de la puerta que marca el límite de entrada a recinto sagrado, y todo lo que ello representa.

Parece dejar claro que, flanqueada la entrada, se debe mantener la boca cerrada y por lo tanto guardar silencio. El uso de gestos y actitudes en representaciones artísticas simbólicas fue utilizada con harta frecuencia entre los griegos, y adoptada por la Iglesia desde los primeros tiempos para adoctrinar a los fieles.

Cáliz, elemento de transición

Las jambas se asientan sobre bloques graníticos poco labrados que sirven de basamento. Como elementos ornamentales del marco muestra la arista cortada en bisel o chaflán, del que es digno de notar un motivo decorativo en relieve en forma de cáliz con la sagrada forma emergiendo de la copa, de unos 13 cms. de alto.

Este elemento -al igual que lo hacen las bolas o las ovas en el románico- realiza la transición entre la arista de la parte inferior, que es viva, de 24 cms, de largo, y la arista en chaflán.

El biselado de las jambas recorre las aristas curvas de las mochetas quedando integrado armónicamente en todo el conjunto del marco, incluido el dintel.

La puerta tiene por la parte interior alojamientos circulares labrados en los ángulos del vano, para introducir los extremos del bastidor de madera, del que se conservan restos con parte del cierre, que disponía de pasador de madera.

Este antiguo sistema donde se articulaba la hoja de la puerta al marco mediante bisagras, fue sustituido en la mayoría de los casos por el engoznado a la piedra, de peor resultado de ajuste por asentar la madera directamente contra las irregularidades de la piedra.

Las dimensiones apuntan a que fue una de las puertas laterales del templo de Soutolongo

Siguiendo con la descripción de la puerta gótica de Soutolongo, el grueso del muro tiene abocinado, lo que le resta angostura, donde se pueden ver las cajas o mortajas ciegas para el sistema de fortificación interior de cierre con trancas.

Las medidas de la puerta (expresadas en centímetros) son: Ancho de la luz en la base 87,5; bajo las mochetas 84; altura total 210; ancho chaflán, 9; altura arranque del chaflán 24; grueso promedio del muro, 73.

Presenta traza de arquitectura eclesiástica

A la traza de la puerta en general se le suma el sutil motivo en forma de cáliz lo que refuerza aún más una procedencia de arquitectura eclesiástica.

Como es sabido las puertas son las partes del edificio en donde por lo regular, gracias a su ornamentación, aparece impreso el estilo arquitectónico. En este caso desvela el gótico flamígero que corresponde a la fase final de la arquitectura gótica.

Por sus características y dimensiones debió corresponder a una de las puertas laterales de un templo, que habitualmente debiera estar situado en el lugar más próximo.

La puerta de Des fue enriquecida arquitectónicamente con decoración escultórica para expresar más si cabe la importancia del acceso.

Fuentes orales

Según hemos podido averiguar por el testimonio del propietario de una vivienda vecina, la puerta procedió de la antigua iglesia de Soutolongo. Información que le había sido transmitida por su madre, oriunda de este lugar, que conocía a su vez por parte de sus antepasados. Igual versión la pudimos corroborar además por otra persona nacida en las inmediaciones.

Basándonos en esta información la procedencia de la puerta sería por lo tanto la iglesia de Santa María de Soutolongo, parroquia a la que pertenece el cercano lugar de Des.

A las fuentes de transmisión oral añadiremos unos breves comentarios que pueden arrojar un poco más de luz sobre la «puerta gótica».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El patrimonio cultural disperso de Deza