Fenosa lleva al Concello de Lalín al juzgado por la línea a O Irixo

Presentó un contencioso tras no obtener respuesta a su solicitud de licencia de obra

Las acciones para salvar la fraga de Casas Vellas se sucedieron desde finales del año 2014.
Las acciones para salvar la fraga de Casas Vellas se sucedieron desde finales del año 2014.

Lalín / la voz

El Concello de Lalín vuelve a verse inmerso en un nuevo conflicto judicial y no es un enemigo pequeño. Es Gas Natural Fenosa quien pleitea y la línea eléctrica de alta tensión entre O Irixo y la capital dezana es el caballo de batalla que les hará verse las caras en los juzgados. Y es que la compañía energética presentó un recurso ante el contencioso-administrativo frente al Concello de Lalín, tras no haber obtenido en más de una ocasión respuesta del ayuntamiento a su solicitud de licencia de obra para el tendido eléctrico.

Una vez completada la tramitación del expediente administrativo, que contó con la aprobación de las distintas administraciones implicadas en su desarrollo, desde Gas Natural Fenosa se requirió al Concello licencia de obra para acometer los trabajos. Pero un expediente que había marchado sin sobresaltos en las distintas ventanillas empezó a mirarse con lupa tras la irrupción en escena del colectivo Salvemos Catasós, que supo movilizar apoyos en su intento de evitar la destrucción de importantes espacios naturales, como la Fraga de Casas Vellas. En ese contexto, el Concello lalinense abrió una vía de diálogo con la empresa, sin que finalmente se alcanzase ningún acuerdo, pero el anterior gobierno de José Crespo finalizó sin tramitar la licencia de obra para el trazado.

Ya con el nuevo ejecutivo municipal que preside Rafael Cuíña, la empresa reiteró su solicitud de licencia de obra para el tendido a finales del pasado verano. Pero de nuevo se encontró sin respuesta del Concello de Lalín a su demanda, por lo que decidió la interposición de un recurso contencioso-administrativo con lo que interpreta como silencio administrativo negativo.

El contencioso trasladó hace días al ayuntamiento lalinense la interposición del recurso, solicitándole la remisión del expediente completo para abordar el caso. Fuentes consultadas señalan que, en caso de prosperar el recurso de Gas Natural Fenosa, el juzgado podría optar directamente por anular el acuerdo municipal tácito desestimatorio de la licencia, y concederla automáticamente; o bien entender que el Concello de Lalín no ha llegado a pronunciarse sobre el asunto, e instar al ayuntamiento a que se pronuncie en un plazo determinado, sin que esa obligación presuponga el sentido del pronunciamiento.

En todo caso, el Concello se enfrenta a un nuevo episodio judicial de notables repercusiones, poco tiempo después de salvar otra demanda que superaba los 822.000 euros: la presentada por Portas y Acuña Inmobiliaria por las dos parcelas de titularidad municipal que adquirió en el año 2007 en la tercera fase de Lalín 2000. Un problema el de la línea eléctrica O Irixo-Lalín que viene ya de tiempos de Crespo Iglesias, pero que debe gestionar ahora el ejecutivo de Cuíña Aparicio.

Manos atadas

Alguien que conoce bien el caso de la línea O Irixo-Lalín alerta del brete en que está el Concello, con el contencioso interpuesto por Fenosa. A pocos se puede escapar que destruir la fraga de Casas Vellas es una aberración. Pero el gran problema es que quien tenía que haberlo recogido por escrito, no lo hizo. Y semejante trazado superó la evaluación ambiental. El Concello deberá intentar desatarse las manos: porque es como las tiene ahora.

Un proyecto que superó los distintos trámites administrativos pese a las protestas

La línea eléctrica de O Irixo a Lalín superó los distintos trámites administrativos, pese a las protestas que se encontró durante su tramitación: entre ellas, las 68 alegaciones para evitar que esta línea de alta tensión de 132 Kv fuese autorizada y declarada de utilidad pública. Manuel Taboada, de Salvemos Catasós, era uno de los vecinos que junto a otros 62 reclamaba que se considerase el grave perjuicio social y ambiental de la línea, para enterrar la línea desde el apoyo 69 hacia A Cabreira, y seguir enterrada por la N-525, de titularidad municipal en ese tramo. No se consideraron, y pese al demoledor informe del Consello da Cultura Galega y la mediación del Valedor do Pobo, el proyecto cuenta con los distintos trámites administrativos a su favor. ¿Qué significa esta situación? Que el Concello de Lalín podría estar en dificultades para denegar la licencia: hasta ahora calló, pero si el juzgado le obliga a pronunciarse tendrá que argumentar muy bien la postura que adopte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Fenosa lleva al Concello de Lalín al juzgado por la línea a O Irixo