Haikus en Lalín para luchar contra el mal amor

Rocío Perez Ramos
RoCío Ramos LALÍN / LA VOZ

LALÍN

La coreografía de Máisquedanza sobre la violencia de género abrió el acto de presentación del libro en el instituto Laxeiro.
La coreografía de Máisquedanza sobre la violencia de género abrió el acto de presentación del libro en el instituto Laxeiro. Miguel Souto

Alumnos y profesores del Laxeiro unen sus voces a las de escritores para combatir la violencia de género

17 dic 2015 . Actualizado a las 23:28 h.

«Medo ós días/ O seu chegar doía/ Ninguén o vía». Así resumía en un breve haiku, Laura Carelli Cortizo, una alumna del instituto Laxeiro de Lalín la violencia de género y el sentimiento de una mujer maltratada. A este pequeño poema que sigue la forma de este tipo de poema breve de la literatura japonesa se suman muchos más de estudiantes, profesores y de reconocidos escritores.

Todos se unen en una sola voz y dieron forma a una marea que creció en el centro lalinense y que acabó siendo un libro: el Libro do Mal Amor. Un volumen editado por la Xunta que fue presentado por sus protagonistas en un acto presidido por la profesora Gracia Santorum; el director del IES, Uxío Grande; el conselleiro de Educación, Román Rodríguez; y la secretaria de Igualdade, Susana López Abella.

El germen del Libro do Mal Amor fue un taller de poesía en el que Raúl Vacas, que también colabora, habló a los estudiantes de la posibilidad de realizar haikus contra la violencia de género.

Gracia Santórum cuenta que en ese momento supo de su traslado de centro y que ya en el instituto Laxeiro la idea fue cobrando forma. Y a la poesía se sumó la pintura. Mar García y Aránzazu Diñeiro «expresaron en cor o poema que escritores e escritoras mandaban en palabra», explica la profesora en el prólogo de esta publicación.

El resultado de ese trabajo, que unió el esfuerzo de doscientas personas, se plasma en un volumen de 144 páginas de pensamientos y de imágenes que invitan a la reflexión. Que hablan de «Medo nos ollos», de «Bágoas nas meixelas», de «Golpes, desprezo», como expresa Diego Pereiro González. Que dibujan un paisaje de «A Neve branca/ o meu corazón negro/Cando me berras», en palabras de Nerea Ramos Iglesias.

Alumnos y alumnas que reflejan en tres líneas el dolor. Un dolor salpicado de puñaladas, de silencio, de falso perdón y de corazones rotos. De negrones bajo el maquillaje y gritos que rompen la noche. De mujeres escondidas y palabras tristes.

Valentía

Versos que también hablan de valentía, de caer y volverse a levantar, de sacar fuerzas de flaqueza, de quererse a sí mismas, de parar la espiral de violencia. De gritar al cielo un ¡No! rotundo.

Dibujos que colorean de rojo y negro una realidad a la que es necesario poner freno. Flores violetas rotas, cadenas, puñales y lágrimas para un amor que no es ni mucho menos amor.