El Altar do Sol de Alperiz brilla de nuevo en Lalín

El arqueólogo Manuel Lestón explicó ayer en una charla a pie de campo la excavación llevada a cabo en el dolmen lalinense

Amantes de la arqueología, caminantes de ruta y miembros de O Naranxo en la charla de Lestón.
Amantes de la arqueología, caminantes de ruta y miembros de O Naranxo en la charla de Lestón.

Lalín / La Voz

Desde siempre, los vecinos de Alperiz, en Lalín, le llaman el Altar do Sol, un conjunto megalítico que se dudaba si era o no un dolmen y que fue objeto recientemente de una pequeña intervención arqueológica. El trabajo, encargado por la Consellería de Cultura, a la empresa Arkaios, despejó dudas y confirmó no solo que se trataba de un conjunto megalítico sino la singularidad e importancia de este enclave en la antigüedad. Ayer el arqueólogo Manuel Lestón, que llevó la excavación de las mámoas de Alperiz, ofreció una charla para divulgar el trabajo realizado y los resultados.

La mañana despejada y de sol, fue perfecta y el número de asistentes, (unos veinticinco), el idóneo para permitir establecer un diálogo fluido entre público y ponente Entre ellos estaban caminantes de ruta y miembros de O Naranxo. Lestón aclaró dudas y habló del Altar do Sol, que «xa aparece con esta denominación dun texto de 1953 de Fermín Bouza Brey». La razón, entiende que «a xente de alí lle chamaba así de sempre por dúas cavidades naturais que hai no chan da cabeceira, unha pedra que foi utilizada adrede polos construtores e que fixo pensar en cultos henoteístas». Lestón explicó el trabajo realizado. Fueron diez días de catas de sondaje y excavación, determinantes para analizar también el estado de conservación.

Apunta que «conserváse ben a cámara, pero o túmulo está moi arrasado e por iso se xeneraron as dúbidas que existían». Lestón destaca que «coa súa monumentalidade o dolmen debeu ser durante moito tempo o centro de todas as miradas e sempre este tipo de monumentos arrastran lendas de tesouros ocultos polo que é moi fácil que os buscadores de tesouros acudirán con frecuencia aquí a remexer todo e ese arrase sería consecuencia desas búsquedas».

A principios de diciembre se entregará a Cultura el informe del trabajo realizado en Alperiz y en el que la Xunta invirtió 18.525 euros. Las mámoas de Alperiz son el único BIC catalogado de Lalín junto con el Pazo de Liñares. Tras la charla, destinada a divulgar el estudio del yacimiento, se volverá a tapar la superficie para contribuir a su conservación. Lestón explica que «cando excavamos facemos cortes no terreo dunhs 40 ou 50 centímetros e tapamos para evitar a erosión». Después de esta intervención, la intención de Cultura es la puesta en valor de este espacio y la realización de alguna nueva actividad, ahora que se confirma su valor. Lestón destaca «o conxunto de túmulos nos que case todas as mámoas tiñas unhas dimensións máis ben grandes». Por la parte de la cúpula se conserva bien, pero los ortoestratos están rotos, pero la zona podría deparar más sorpresas y nuevos elementos ampliando el terreno.

Una nueva intervención en el horizonte para poner en valor el conjunto

El Altar do Sol se encuentra en terreno privado. En este caso se negoció una autorización con los propietarios y Lestón subrayó la colaboración que en todo momento les brindaron encargándose incluso los dueños del terreno de algunos de los trabajos como la limpieza de los matorrales antes de emprender la excavación, El arqueólogo destaca la necesidad de concienciar sobre el valor de estos elementos históricos y patrimoniales que constituyen una gran riqueza. Una concienciación necesaria no solo para su puesta en valor sino también para evitar su destrucción o acciones que les pueden causar daño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El Altar do Sol de Alperiz brilla de nuevo en Lalín