La Fiscalía sostiene que el matrimonio de Lalín actuó con premeditación

lalín / la voz

LALÍN

En las conclusiones provisionales no se alude a posibles móviles y tampoco a algún informe pericial o a posibles pruebas de cargo

14 jun 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

La Fiscalía mantiene que Carmen Reboredo y José Mouriño, el matrimonio de Lalín acusado de matar a su hija y quemar su casa de Barcia, actuó de acuerdo y con premeditación. La narración de los hechos realizada por la fiscal ocupa poco más de un folio y achaca a la pareja la autoría del asesinato de su única hija y del incendio. En las conclusiones provisionales no se alude a posibles móviles y tampoco a algún informe pericial o a posibles pruebas de cargo.

La defensa considera que el informe de la fiscala «es lamentable» y que «se realizó una mala instrucción del caso». Pide la comparecencia de un especialista en el síndrome del cuidador quemado, al que achacan la actuación de Carmen, que se confesó autora de los hechos.

La Fiscalía dice que el matrimonio, «sobre las cinco de la madrugada, aprovechando que todos dormían, y con la intención de acabar con la vida de su hija, entraron en la habitación de esta y de forma sorpresiva, mientras dormía, la golpearon repetidamente en la cabeza con una maza de hierro». Sonia Mouriño murió por un traumatismo craneoencefálico. Dice que los dos provocaron fuego en varias habitaciones, «con total desprecio hacia la vida de sus familiares» y que «estaban escondidos» en la fosa de purín.