Abel Caballero atribuye a la Xunta interés en impedir un tren directo Vigo-Madrid

Carlos Punzón
C. Punzón VIGO

CERDEDO

XOAN CARLOS GIL

Asegura que defenderá la construcción de la salida por Cerdedo, «se oponga quien se oponga»

06 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El tren a Madrid se ha convertido en objeto de polémica y disputa política entre el gobierno municipal vigués y el PP local y gallego. Ambas partes ponen en duda la voluntad de la contraria sobre la creación de una línea directa de AVE con Madrid por Cerdedo. El alcalde vigués afirmó ayer que defenderá, «se oponga quien se oponga», la variante de Cerdedo, con la que los vigueses evitarían circular hasta las inmediaciones de Santiago en sus viajes a Madrid. El alcalde anuncia que la semana que viene presentará el resultado de la primera fase del estudio hidrogeológico del trazado de la variante de Cerdedo, que se culminará en el 2022, lo que a su juicio es una prueba evidente de la voluntad del Gobierno central de llevar a cabo dicha infraestructura.

Los populares vigueses mantienen, sin embargo, que la aceptación del alcalde de que los trenes a Madrid tengan que circular hasta las inmediaciones de Santiago mientras no se lleve a cabo el eje de Cerdedo, es una muestra de debilidad y aceptación de que la salida directa de Vigo no se hará.

Caballero quiso dirigir ayer, en todo caso, el debate hacia el papel de la Xunta en la polémica, asegurando que el Gobierno gallego quiere que los vigueses viajen, no hasta el baipás de Conxo, sino que sigan hasta la estación de Santiago para tomar allí el tren que parte de A Coruña hacia Madrid. Ese viaje, según apunta el gobierno local, requeriría de 5,45 horas, 6,10 en realidad contando el tiempo de espera en los andenes compostelanos. Circular desde Vigo, parando solo en Pontevedra, Ourense y Zamora, como ahora defiende Caballero, supone 5 horas y 5 minutos, cinco más según las tablas de Renfe. «Para esta ciudad, ir a Madrid por Santiago, como defiende la Xunta, es intolerable e inadmisible», manifiesta la alcaldía.

El grupo socialista añade que el PP local opta por una tercera posibilidad, la de seguir por la línea paralela al río Miño, lo que equivaldría a un viaje de 5,40 horas.