Los residentes en la zona bajaron en más de 5.000 en solo una década

En el 2007 se contabilizaban 74.442 vecinos, con 69.370 al cierre del pasado año


Lalín / la voz

El ocaso demográfico en Deza y Tabeirós-Terra de Montes comienza a cobrar tintes de catástrofe a pesar de esfuerzos de concellos como Lalín por mantener el listón de los 20.000 habitantes mediante campañas de empadronamiento o la activada desde hace algunos años en Silleda. En solo una década se redujo la población en más de 5.000 personas, al caer en las comarcas de las 74.442 del 2007 a 69.370 el pasado ejercicio (en el caso de Cerdedo se contabiliza el 2016 al no haber cifras desglosadas del 2017 tras su fusión con Cotobade», según los datos hechos públicos ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE), que también refleja el progresivo envejecimiento de la población en la zona además de reducirse.

Si tomamos el primer año con referencias por concellos en el IGE, el 2002, vemos que entonces vivían en las comarcas 75.131 contabilizadas a nivel estadístico. Hasta el 2007, es decir, en un lustro, se cayó hasta las 74.442, lo que suponen 689 menos. Si se hubiese mantenido esa progresión, con una reducción de casi 139 personas por año en la última década, el descenso sería de 1.390, muy lejos de los 5.072 reales. ¿Las causas? Sin duda la crisis económica intensificó una tendencia real con cada vez más jóvenes principalmente buscando oportunidades laborales fuera o el progresivo abandono del rural.

La comparativa entre los dos últimos años computados, el 2016 y el 2017, tampoco invita al optimismo sobre una posible ralentización al menos del proceso. A ciencia ficción casi suena la opción de que se revierta. En solo 365 días se bajó de 69.944 a 69.370 personas en Deza y Tabeirós-Terra de Montes, lo que supone al menos una caída de 574 que podrían ser más si en el territorio de Cerdedo hubo descenso como en ejercicios anteriores.

La evolución por municipios tampoco aporta pocas alegrías individuales a la tristeza del conjunto global. Si continuamos con la comparativa de la última década, los datos del IGE contabilizan al cierre del pasado ejercicio permiten apreciar una mejora en cuanto a residentes en Lalín, al subir a 20.882 desde los 20.740. Mientras, en el otro municipio más importante de la zona, A Estrada, se bajó en esos diez años de 21.919 a 20.575. Silleda por su parte cayó de 9.175 a 8.943, mientras que en Vila de Cruces el descenso fue de 6.605 a 5.647 residentes. Otro de los concellos grandes, Forcarei, perdió en ese camino 2007-2017 a 756 personas, desde 4.577 a solo 3.821.

En Rodeiro el descenso en esa década fue de 4.033 a 3.366 residentes, que porcentualmente está entre los más elevados. También se encuentra en una situación similar Agolada, que pasó de 3.499 en el 2007 a 2.843 en el 2017. Por su parte en Cerdedo se pasó de 2.314 a 2.029, aunque en este caso en nueve años, hasta el 2016 que hay cifras concretas del hasta entonces municipio y ahora integrado con Cotobade. Mientras, en Dozón la caída fue desde los 1.579 a solo 1.263 el pasado ejercicio.

Si nos atenemos la comparativa anual entre el 2016 y el 2017, por municipios, hubo descensos más o menos elevados con la única excepción de Lalín, que logró subir de 20.863 a 20.882.

Crece de forma significativa la población de más de 85 años, caen los de menos de 4

Si cogemos los dos extremos, la mayor longevidad y la primera infancia, los datos en las comarcas constatan el progresivo envejecimiento de la población mientras que los niños cada vez son menos. El último tramo de edad que contabiliza el IGE, de 85 años o más, ha dado un salto exponencial en la última década computada. En Deza y Tabeirós-Terra de Montes se pasó de los 3.139 residentes que pasaban de las 85 primaveras o las acababan de cumplir en el 2007 a 4.429 en el 2017 (en el caso de Cerdedo computado el 2016, el último con estadística propia). Si solo miramos la evolución interanual, entre el 2106 y el 2017 se pasó de 4.253 a esos ya citados 4.429. Una tendencia al alza de personas ya en la senectud tanto en Deza, al crecer de 2.659 a 2.761, como en Tabeirós-Montes, saltando de 1.594 a 1.678.

Si hablamos del otro extremo, el tramo de menos edad contabilizado y que corresponde a los niños con cuatro o menos años, la situación es la inversa en la zona. Cada vez son menos, según recoge el IGE en su informe estadístico. De nuevo en la comparativa de la última década, se pasó de los 2.288 contabilizados en el 2007 a solo 2.017 el pasado ejercicio. Si hablamos de las cifras interanuales, se cayó en 149 niños de 0 a 4 años, en concreto desde 2.193 a 2.044. Pero en este caso la situación es distinta en cada comarca, con un dato alentador en Deza, donde se subió, tan solo en ocho niños, de los 12.99 del 2016 a los 1.307 del pasado ejercicio. Por su parte, en Tabeirós-Terra de Montes se cayó desde los 894 a tan solo 737 en ese período.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los residentes en la zona bajaron en más de 5.000 en solo una década