El fuego calcinó en la zona 507 hectáreas de monte este año

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

AGOLADA

E CUIÑA

De estas, cerca de 452 se quemaron en los meses de alto riesgo

17 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La campaña de incendios forestales se cerró el pasado 31 de octubre y desde el 1 de enero hasta esa fecha en los concellos de la zona se produjeron un total de 66 incendios en los que ardieron 507,75 hectáreas de monte. Son datos facilitados por la Consellería de Medio Rural que recoge los fuegos producidos en las dos comarcas, que abarcan el denominado Distrito XVI Deza-Tabeirós. De estos incendios, la mayor parte, se produjeron este año en los meses considerados de alto riesgo. Fueron en la zona 46 del total de 66 y sumaron un total de 451,83 hectáreas de monte quemado.

Aunque este año, los municipios de la zona no se vieron excesivamente castigados por el fuego, sí se produjeron algunos incendios importantes. Los primeros meses del año apenas registraron incidencias de este tipo y no fue hasta abril cuando se produjo el primer incendio de cierta envergadura en la zona. Tuvo lugar en Agolada, donde el 6 de abril ardieron unas 14 hectáreas de monte, ocho de ellas de arbolado. A este fuego forestal se sumarían algunos otros que pusieron en jaque a los medios de extinción y a las fuerzas de seguridad que investigaron estos fuegos intencionados que se fueron registrando en muchos casos en zonas arboladas. Algunos de ellos, afortunadamente y gracias a una rápida actuación, acabaron quedando en conatos.

Ese primer incendio, junto con algunos otros que vendrían después, tenían en común su inicio a primera hora de la noche con la intención posiblemente de complicar las labores de extinción. Este se inició a las 21.09 horas. Al ser ya de noche, los medios aéreos ya no pueden actuar.

A este le seguirán otros que acabaron elevando el número de hectáreas quemadas en Agolada en pocos días a 46,8, de las cuales 38,8 hectáreas eran de superficie arbolada.

A principios de mayo se produjo otro incendio forestal en Agolada. Tuvo lugar en la parroquia de Merlín y acabó quemando tan solo 0,14 hectáreas. En julio hubo algún otro. Uno el 13 de ese mes también en una zona de monte arbolado. En este caso ardieron 0,25 hectáreas, en una finca de eucaliptos próxima a dos viviendas. Ante estas incidencias y los ataques a fincas y zonas arboladas, el alcalde, Luis Calvo, llegó a solicitar vigilancia permanente para dar con los autores de estos incendios y evitar otros.

El Concello de Rodeiro sufrió también varios incendios forestales. El más importante fue uno en la parroquia de Guillar en el mes de julio. En este caso se achacaron a rayos caídos en la zona. El fuego, que se iniciaba tras una fuerte tormenta el día 15 a eso de las 21.00 horas, acabó calcinando 200 hectáreas.

Hasta más de medio centenar de brigadas, a las que se sumaron numerosos medios aéreos, acabaron trabajando durante días en este incendio para evitar que se reactivara hasta que se dio finalmente por extinguido.

A finales de agosto, la Policía Autonómica, esclarecía un incendio en Lalín que había afectado a 1,6 hectáreas de monte arbolado y achacado a la fricción de una máquina de siega y que presuntamente provocó este fuego forestal.