Os Pendellos de Agolada sirven de inspiración a los artesanos gallegos

Un escenario único que los participantes aprovechan para crear sinergias de colaboración y estudiar proyectos


Lalín / La Voz

El escritor de Agolada, Xosé Vázquez Pintor, nos contaba el día de apertura de Corazón da Artesanía que frente a grandes ferias de antaño como la de Melide, Arzúa o A Bandeira, la de Agolada era de las buenas pero «moito máis cativiña». Se refería a los recintos, las largas hileras de puestos y de piedra infinita que servían para acoger a vendedores y clientes y escenario de las transacciones de décadas. De todos esas ferias de pendellos solo quedan casi intactos, los de Agolada. Otros solo conservan las carballeiras.

Los mismos puestos, propiedad de labregos con posibles y que hoy, restaurados, laten con el corazón de productos con un plus de calidad. La que le imprimen los artesanos que siguen cada día reconvirtiendo los viejos oficios en arte. Un plus de diseño y modernidad que se despliega aquí cada año. Pero además de un gran escaparate, la feria es cada año, y este no es una excepción, algo más. Algún artesano que acudía por primera vez comentaba el cásting que tuvo que pasar para ser seleccionado, la petición que le hicieron desde la Xunta para conocer las piezas que iba a traer o como las iba a exponer. Cuando llegó al antiguo mercado señalaba que «agora entendo que se coide tanto a imaxen, isto sí que é unha feria bonita, está todo tan coidado».

El recinto también se presta para la tertulia y las sinergias. Son tres días de convivencia estrecha al abrigo de estas piedras centenarias que sirven a artesanos y productores para poner iniciativas en común, crear nuevas vías de colaboración e incluso articular algún que otro proyecto.

Como decía una artesana del textil «aquí dan ganas de traballar doutro xeito». Una inspiración que se deja sentir también entre los visitantes. Durante la jornada de ayer hubo lleno. La directora de Turismo, Nava Castro, reivindicó la artesanía como producto turístico gallego.

Piezas tradicionales en molde

Antón Román de A Coruña, Susana y Roberto de la Escola de Gondomar, enseñan a los niños a reproducir piezas de cerámica tradicional de Gundivós, Niñodaguia, Bonxe y Buño en torno de cerámica. Una actividad para toda la familia que se repite también hoy. foto R. Amado

Showcooking gastronómico

La cocina está presente con marco propio. Es O Paladar donde se celebran showcooking a cargo de reputados cocineros gallegos. Nava Castro asistió a uno de los celebrados ayer. Estuvieron a cargo de Héctor López por la mañana y de Héctor Crujeiras por la noche. foto R. Amado

Belén Morandeira imparte hoy un taller de sushi para niños

En esta última jornada habrá de nuevo un amplio programa de actividades. Además de recorrer los puestos de 44 artesanos y los de 49 empresas alimentarias, el cocinero Javier Rodríguez Ponte Taky ofrecerá dos menús degustación: a las 13.30 y a las 15.00 con productos gallegos de calidad que se presentarán en piezas de la marca Artesanía de Galicia. Habrá de nuevo sesiones de los talleres de decoración de sillas, de encuadernación, de cestería tradicional, y de joyería, de percusión y de afinación de gaita. De 18.00 a 19.30 horas los niños de ocho a doce años podrán participar en un taller de sushi impartido por Belén Morandeira, del restaurante Paprika de Lugo.

A las 13.00 horas la música sonará en la sesión vermú y a las 20.30 horas actuará Xirandaina. Será también el último día para realizar imágenes de la feria, colgarlas en Instagram y participar en el concurso organizado por Artesanía de Galicia. De nuevo habrá servicio de bus gratuito con salidas desde la Praza da Marina de Lalín a las 12.00, 17.00 y 20.00 y de regreso desde Agolada a las 16.45, 19.30 y 22.15 horas. También hay bus gratuito de Melide a Agolada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Os Pendellos de Agolada sirven de inspiración a los artesanos gallegos