Siete parroquias de A Estrada quedan desde el domingo a la espera de cura

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

miguel souto

La remodelación del arciprestazgo lleva a otras diez a cambiar de párroco

06 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El cambio de destino del sacerdote Rubén Diéguez, que atendía doce parroquias estradenses, traerá consigo una redistribución de localidades entre los sacerdotes del arciprestazgo de Tabeirós-Vea que, de momento, dejará pendientes de asignación siete parroquias.

Rubén Diéguez dejará este domingo A Estrada para trasladarse a prestar servicio en tres parroquias de la comarca del Salnés. Sus vecinos lo despedirán con una misa a las 18.00 horas en el santuario de la Virgen de Guadalupe de A Grela, en Codeseda.

Con su marcha, Rubén Diéguez dejará huérfanas una docena de parroquias. Cinco de ellas ya han sido adjudicadas a otros párrocos, mientras que las siete restantes están pendientes todavía de asignación. Según explica el arcipreste estradense, José Antonio Ortigueira, la curia tiene previsto el desembarco en A Estrada de un nuevo sacerdote para encargarse de esas siete parroquias sin asignar: Codeseda, Arca, Sabucedo, Souto, Ribela, Meavía y Liripio.

¿Relevo en julio?

No obstante, por el momento se desconoce quién será el nuevo párroco o en qué fecha concreta empezará a prestar servicio, aunque la intención es que pueda hacerlo a principios del próximo mes de julio.

En cualquier caso, está previsto que la próxima semana se celebre una reunión para concretar quiénes y cómo asumirán la atención a las siete parroquias de forma temporal, mientras no llegue el nuevo sacerdote. Se impone una solución urgente para atender al menos funerales o celebraciones desde este domingo —que será el último de Rubén Diéguez en la zona— hasta la llegada del nuevo párroco.

Las otras cinco parroquias de las que se encargaba hasta ahora Rubén Diéguez —Cereixo, Vinseiro, Nigoi, Pardemarín y Olives— serán asumidas por el sacerdote Gilberto Berríos Medina, que mantendrá además la atención pastoral a seis de las once parroquias que atiende ahora. Concretamente, seguirá al frente de San Pedro y San Tomé de Ancorados, Berres, Callobre, Lagartóns y Santa Mariña de Ribeira.

Se da la circunstancia de que Gilberto Berríos ya había sido párroco en su día de Cereixo y Vinseiro, donde los vecinos habían protagonizado en el 2017 una infructuosa campaña para intentar evitar su traslado. Siete años después, el sacerdote volverá a encargarse de ambas parroquias.

Más parroquias para Miramontes

Para que Gilberto Berríos pueda encargarse de toda esa nueva zona, el sacerdote Carlos Miramontes Seijas —que hasta ahora llevaba solo Oca y Arnois— pasará a asumir también cinco parroquias de las que tenía Gilberto: Agar, Orazo, Loimil, Riobó y Remesar.

Todos estos cambios se enmarcan en un proceso de remodelación de los arciprestazgos impulsado por la curia. Al arciprestazgo de Tabeirós-Vea se han incorporado ahora dos nuevas parroquias: Cira (Silleda) y San Miguel de Castro, aunque ambas mantendrán el párroco que tienen. También mantendrán sus parroquias el sacerdote Ricardo Ramos (Rubín, Lamas, Curantes y Moreira) y José Luis Blanco García (Tabeirós, Guimarei, Somoza y Parada). En la zona del Val de Vea tampoco habrá cambios en la asignación de parroquias y sacerdotes.