La Feira da Sidra desborda A Estrada

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

Miguel souto

Los 3.000 vasos lanzados este año se agotaron, varios lagares acabaron la bebida y el Concello plantea medidas para que la cita pueda seguir creciendo

02 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

La Feira da Sidra volvió a ser este sábado un éxito rotundo. Las calles se llenaron de gente y el ambiente —alentado por el buen tiempo— se mantuvo sin bajones de la mañana a la noche.

La organización había promovido este año una venta anticipada de vasos para evitar las colas. Y funcionó. En ella se vendieron en torno a un millar de recipientes, así que mucha gente llegó ya a la cita con los deberes hechos. Los que no lo hicieron no tuvieron problema para hacerse con un vaso (7 euros) que casi todo el mundo intentó rentabilizar.

La degustación se desarrolló en dos partes, con un intermedio de tres a siete de la tarde para almorzar o para aclarar las ideas. La primera ronda, de 12.00 a 15.00 horas, fue la más concurrida. Pero la segunda, desde las 19.00, tiene cada vez más adeptos.

Por la tarde, los 3.000 vasos serigrafiados para esta edición de la feria se agotaron y hubo que recurrir a los sobrantes de citas anteriores para poder seguir sirviendo sidra. En los puestos en los que todavía la había, porque algunos terminaron sus existencias. Para aplacar la sed, algún lagar local tuvo que recurrir a sus bodegas y reponer existencias.

Las sidras bretonas y las vascas fueron dos de las más demandadas en una cita en la que finalmente hubo 24 marcas, ya que la vasca Kuartango y la bretona Le Maitre al final no pudieron asistir.

Para acompañar la bebida, diez locales ofrecieron en la plaza exquisitas tapas y raciones. La hostelería local también vivió una jornada gloriosa, con lleno en prácticamente todos los locales.

El edil estradense responsable de Eventos, Óscar Durán, resumió en una palabra la feria lanzada por el colectivo Maceira e Sidra: «Espectacular». «Es una cita que está creciendo exponencialmente. La Praza do Concello se nos está quedando pequeña. A lo mejor habría que pensar en la Praza da Feira, pero eso es algo que hay que valorar. Los sidreros están encantados y la hostelería también. Hubo pinchos en la plaza, comidas en los restaurantes y tardeo en Serafín Pazo y todo funciona. Hay sitio para todos», explicó Durán. «Este año había diez sidrerías más interesadas en participar que tuvieron que quedar fuera por problemas de logística y precios, pero la realidad es que la feria está creciendo y hay que darle una vuelta para la próxima edición», avanza Durán.