Sindicalista de día, roquero de noche

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

cedida

El secretario local de la CIG se enganchó a la guitarra eléctrica después de los 40 y ahora cumple su sueño de tocar a Barón Rojo: «Nunca é tarde»

01 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de más de dos décadas como secretario local de Converxencia Intersindical Galega (CIG) en la zona de A Estrada y Deza, es difícil imaginarse a Antón Álvarez Merayo (Pontevedra, 1978) sin un megáfono en la mano, una pegatina en el pecho o un puño en alto para cantar la Internacional.

Sin embargo, la potente voz de Merayo, acostumbrada a avivar manifestaciones, ha adquirido hace poco un nuevo registro. Lo ha hecho al calor de la efervescencia musical que emana del colectivo estradense Locandroll, integrado por un heterogéneo grupo de estradenses que tienen en común su pasión por el rock.

Merayo lleva en el mundo del sindicalismo media vida. Con 14 años se arrimó al nacionalismo y formó parte de Galiza Nova, de AMI, de los CAF y de Estudantes Independentistas. Su padre, que aunque era de izquierdas era militar, no lo llevaba bien. «Eu empecei a estudar Filoloxía Galega, pero púxenme a traballar na CIG moi novo para ter a miña independencia económica. Teño 46 anos e 27 cotizados. Xa me podo xubilar», cuenta Merayo riendo.

miguel souto

«Empecei estudando e traballando na hostalaría, pero por un problema laboral que tiven acudín á CIG. Tiña 20 anos e xa me quedei. Empecei dando formación interna ata que me ofreceron cubrir unha vacante na Estrada e vin de cabeza», cuenta. Así fue como el joven sindicalista que de niño recorrió media Galicia siguiendo los destinos de su padre —que se pasó al Sergas como practicante— formó una familia y echó raíces en A Estrada.

Muchas cosas han cambiado desde que Merayo aterrizó en A Estrada. «Agora somos o primeiro sindicato da comarca, cun 33% de representación. Non só aquí, en toda Galiza», explica orgulloso.

Merayo vivió desde dentro graves conflictos laborales en A Estrada y vio desvanecerse la industria local del mueble. «Os conflitos laborais nunca acaban ben porque a xente acaba na rúa e as empresas pechando. Cando eu cheguei á Estrada no 2001 había o triple de carpinterías que hai agora, aínda que tamén é certo que daquela María Martínez tiña cen obreiros e agora ten catrocentos. Foi unha transformación na que moitas empresas quedaron polo camiño», dice.

La faceta como sindicalista de Merayo es pública y notoria. La que se conoce menos es la musical, aunque algunos escenarios ya ha pisado en su regreso a la música tras un largo paréntesis.

El caso de Merayo no es el de quien descubre la música a los 40. Su abuelo cantaba en un orfeón minero y su madre en un coro del Bierzo. Fue ella quien lo acercó al mundo de la música. «Con 8 aos cantaba na coral do cole, en Ferreira de Pantón, e dos 8 aos 13 estudei solfexo e piano no conservatorio de Monforte. A miña nai estaba na Coral Polifónica de Renfe e necesitaban tenores e leváronme a min», recuerda. De joven, su hermano mayor le descubrió el mundo de la música radical vasca. «Era a época de Kortatu, Barricada, La Polla Records... Entroume tanto que adoptei o negro como uniforme e aínda hoxe sigo vestindo con esa estética, aínda que despois me fixen máis metalero, como se di agora, que antes chamábase heavy. Barricada é o meu grupo de cabeceira», confiesa.

En el instituto Merayo estuvo en un grupo llamado Trashgo que tocaba hard rock, heavy y punk y en la Universidad formó parte de otras bandas efímeras, como Komando Licor Café.

Tras aquella activa etapa, el estradense dejó los escenarios. «Só cantaba nas festas cando me daban catro viños», confiesa. El regreso a la música activa le llegó a los 43. «E por moito tempo», desea.

«Eu sempre tivera esa espinita da guitarra eléctrica. Animeime despois de ir apuntar ao meu fillo a Musikenos. Fun ao primeiro concerto rock que fixeron e coñecín a Paco Guerra e a Manuel Neira. Un amigo que empezou a tocar o baixo aos 50 animoume a apuntarme. A eles lles debo a miña volta ao rock», explica. «A partir de aí coñecín a toda a xente do Locandroll e a costa diso acabei tamén no grupo de cantos de taberna De Tazas...», resume.

«Estou encantado. Se che gusta algo, se tes ganas, sempre tes idade para facelo. Tes que facer o que te fai feliz. A min a música é o que me desconecta e me dá vida. Facer o que sempre quixeches paga a pena. Eu topei cunha xente fantástica. Somos unha pandilla na que hai xente de 10 anos a setenta e pico, con unha grande distancia ideolóxica, pero diso non falamos», cuenta.

Antón Álvarez, que se confiesa como un friki coleccionista de vinilos, es ahora el hombre más feliz del mundo subido al escenario interpretando a los grupos que lleva décadas escuchando. No hay mejor terapia que esa.