«No se veía nada por culpa del humo, los bomberos tuvieron que sacarnos»

David Cofán Mazás
David cofán A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

Miguel souto

Los inquilinos de un edificio de la calle Rosalía de Castro de A Estrada tuvieron que ser desalojados por un gran incendio de madrugada que calcinó parte de la fachada

11 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Los inquilinos del número 6 de la calle Rosalía de Castro de A Estrada no olvidarán lo vivido en la pasada madrugada del jueves al viernes. Un incendio originado por un chispazo en el cuadro eléctrico se extendió a tal velocidad que obligó al desalojo del edificio para poner a salvo a las familias que vivían en el. Las llamas se expandieron a un ritmo vertiginoso por la fachada del inmueble afectando a cuatro plantas y llegando a entrar en el interior de uno de los pisos, concretamente el tercero. La rápida actuación de los Bombeiros de Deza, Emerxencias de A Estrada y Protección Civil evitó males mayores, saldándose este espectacular sucesos sin heridos pero con importantes daños materiales.

A la mañana siguiente la escena era impactante. El portal amaneció completamente calcinado y una columna ennegrecida delataba el camino que tomó el fuego unas horas antes. Un reguero que derritió parte de la fachada de tipo ventilada, los cables del tendido eléctrico y algunos canalones. Uno de los vecinos afectados es Néstor, que en el momento del incendio estaba en casa con su familia en el quinto piso. Aunque las llamas no alcanzaron esta planta el intenso humo y el riesgo de propagación del fuego motivó que fueran rescatados. «Nos tuvieron que sacar los bomberos porque no se veía nada por el humo», asegura.

Se percataron de algo raro estaba pasando por un súbito corte de luz que hizo saltar todas las alarmas. «Nos dimos cuenta porque uno de mis hijos estaba jugando en el ordenador y de repente se cortó la luz. Nos llevamos un sustazo porque nadie sabía que estaba pasando, se veían explosiones», recuerda Néstor. Esas explosiones fueron chispazos que alertaron a otros vecinos de la calle. Es el caso de José Franco, que en un primer momento pensó que era a causa de un coche eléctrico. «Pensé que era un Tesla porque suele aparcar uno por aquí y las explosiones me recordaron a uno que vi arder en Madrid», confiesa.

Atención inmediata

El propio fuego, el humo y los fuertes chispazos ofrecían una estremecedora a la par que espectacular estampa. Pese a lo imponente de la escena no se registraron males mayores. Los testigos insisten en que la rápida actuación de las emergencias evitaron males mayores. «Los bomberos llegaron muy rápido», reconoce José, que vio desde el primer momento cómo salían a la calle los inquilinos.

Según informó el 112 hasta el lugar se desplazaron los Bombeiros de Deza, Emerxencias de A Estrada, la Protección Civil, agentes de la Guardia Civil y autoridades locales. El incendio se originó en torno a las 00.40 horas y no se extinguió definitivamente hasta cerca de las cuatro de la mañana. La principal dificultad estaba en la forma de sofocar las llamas en el tendido eléctrico ya que no podían usar agua. Empleando un material especial para estos casos consiguieron poner fin a los focos aún activos.

Además, tuvieron trabajo extra a causa de un colchón situado junto a la fachada que se calcinó por completo.

Los residentes pudieron volver a sus viviendas ya que el interior no se vio afectado por las llamas

A excepción de una habitación del tercer piso el incendio no se propagó hacia el interior del inmueble. Solo en ese punto las llamas se adentraron, causando daños en esa estancia concreta. No obstante, el intenso humo que obligó a desalojar a los inquilinos también provocó cuantiosos daños.

Evidentemente la falta de suministro eléctrico fue el principal problema que se encontraron la mayoría de los vecinos. Néstor se lamentaba de los problemas que conlleva estar sin energía tanto tiempo. «No tenemos luz, el ascensor no funciona y no podemos cocinar. La nevera no funciona y se nos va a echar a perder mucha comida», comentó. Esta es una situación común para todos los inquilinos —dos de las plantas están deshabitadas—.

Néstor no sabía cuando se iba a reponer el servicio, pero explicaba que tendrían que buscarse la vida para encontrar una solución. «Nos dicen que tenemos que encontrar a un electricista particular porque no es problema de Fenosa», aseguró.

Evacuación

Emerxencias indicó que hubo varias personas que no daban salido del edificio porque el fuego estaban justo encima del portal. Además, se realizaron las pertinentes mediciones de gases.