A Estrada aplicará un recargo del IBI a propietarios con viviendas vacías

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

Adrián Freiría

La subida anunciada del 25 % afecta a todos los dueños de inmuebles urbanos

27 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El Concello de A Estrada acaba de aprobar una modificación de la ordenanza del IBI impulsada para incrementar la recaudación municipal por esta vía subiendo del 0,4 al 0,5 el tipo impositivo aplicado a todos los inmuebles de naturaleza urbana del municipio.

Aprovechando esta modificación —aprobada en el pleno extraordinario celebrado este jueves—, el Concello ha incluido también en la ordenanza la aplicación de recargos en el recibo del Impuesto sobre los Bienes Inmuebles (IBI) a los propietarios con viviendas desocupadas, es decir, aquellas que no son la residencia habitual del dueño ni una segunda residencia.

Estos recargos, que están recogidos en la nueva Ley de Vivienda, han quedado reflejados ahora en la ordenanza estradense, aunque no podrán aplicarse hasta que exista un padrón local de viviendas inhabitadas.

La nueva Ley de Vivienda, que entró en vigor el pasado 26 de mayo, permite a los ayuntamientos aplicar un recargo de entre el 50% y el 150% en la cuota del IBI a los propietarios con cuatro o más inmuebles de carácter residencial que permanezcan desocupados sin justificación durante dos años o más. Estos porcentajes pueden subir del 50% al 100% y al 150% según el tiempo que permanezcan vacíos y la ubicación de los inmuebles.

Según explica el edil de Facenda, Alberto Blanco, en A Estrada se aplicará un recargo del 50% a las viviendas que lleven más de dos años inhabitadas. En el caso de que los inmuebles estén vacíos desde hace más de tres años el incremento podrá llegar al 100% y si además dos o más de las viviendas que llevan más de tres años desocupadas están en el mismo municipio —A Estrada, en este caso—, el recargo puede alcanzar el 150 %.

Alberto Blanco indica que esta medida busca incentivar el alquiler y evitar la mala imagen e incluso los riesgos que suponen las edificaciones que llevan años en estado de abandono.

No obstante, habrá excepciones al pago de estos recargos, como que el propietario pueda demostrar que intentó vender o alquilar la vivienda sin éxito. Esta circunstancia y el reducido porcentaje de ciudadanos que estarían afectados por este recargo hace previsible que no tenga gran impacto en las arcas municipales.

Además, aunque el recargo ya está aprobado, para poder aplicarlo en los recibos habrá que elaborar un padrón municipal de viviendas inhabitadas en el que conste cuánto tiempo llevan sin ocupar. El Concello solicitará al ORAL —a quien tiene cedida la gestión tributaria— la elaboración de ese padrón. No obstante, si ese listado no está disponible antes del 31 de diciembre de este año, el recargo a las viviendas desocupadas no podrá aplicarse en el ejercicio del 2024. Además, una vez con el padrón elaborado, todavía habrá que dar trámite de audiencia a los afectados antes de aplicarles el recargo.

A nivel nacional, se calcula que solo el 0,1% de los propietarios se vería afectado por el recargo a las viviendas inhabitadas en las condiciones en las que se aplica.

En A Estrada, el impacto tampoco será importante, pero la aplicación del recargo sí podría afectar a algunos edificios completos de viviendas que son del mismo dueño y que se encuentran vacíos por completo o con muy pocos inquilinos hace años.

La oposición culpa a López de cargar su mala gestión a los vecinos y subir un 200 % el impuesto desde 2011

En el pleno celebrado este jueves el Concello de A Estrada aprobó la subida del tipo impositivo del IBI del 0,4 al 05. Este incremento del 25% afectará a los 16.880 inmuebles incluidos en el censo de bienes de naturaleza urbana, que incluye viviendas, naves comerciales o naves industriales tanto en el casco urbano como en las parroquias.

La medida fue aprobada con los votos del PP, que defiende la necesidad de esta subida como parte de un paquete más amplio diseñado para frenar el endeudamiento del Concello. El edil de Facenda, Alberto Blanco, subraya que la alternativa de incrementar las tasas de los servicios deficitarios para equilibrar la balanza sería más gravosa para los contribuyentes. Según Blanco, aplicar tasas que cubran el coste de los servicios supondría incrementar en 90 euros al año las tasas que tienen que pagar los vecinos, mientras que subiendo el IBI un 25%, el incremento medio para los vecinos será de 40 euros.

La oposición en bloque se opuso frontalmente a la subida del IBI y votó contra la medida.

El PSOE destacó que en el 2011, antes de gobernar el PP, se recaudaban 1.140.000 euros de IBI mientras que ahora se pasará a 3,3 millones. «Subiron o IBI un 200 %. O que é medible non é opinable», dijo el portavoz socialista, Luis López Bueno.

El líder del PSOE acusó al gobierno de no acompañar la subida con un informe económico sobre otras alternativas y lamentó que además de subir el IBI el gobierno proponga «privatizar servizos coa esperanza de aforrar».

López Bueno aseguró que el gobierno de López «quere cargarlle aos veciños e veciñas a súa mala xestión».

 Efectos sobre el comercio

Por su parte, el BNG recordó que el gobierno de López subió el IBI nada más llegar al gobierno municipal en el 2011 y vuelve a repetir la jugada doce años más tarde en otro momento de crisis económica ahora agravada por la subida de los precios, especialmente de alimentos y combustibles. Los nacionalistas advierten que esta subida tendrá efectos negativos sobre el comercio local y acusan al PP de presumir de gestión y dedicarse a despilfarrar los recursos públicos e incrementar la deuda con los bancos.

Acelerar la despoblación

Por último, Móvete considera que la subida del IBI acelerará la pérdida de población en A Estrada al convertirla en un lugar menos atractivo para vivir por sus «servizos precarios e impostos elevados». La formación que lidera Mar Blanco cree que los vecinos «xa pagan un IBI excesivo» y defiende la necesidad de elaborar una nueva ponencia de valores con deducciones por antigüedad a las viviendas con más de cuatro años, que son la mayoría. «Xusto o contrario do que está facendo o goberno», dice.