Aixa y Adrián: los estradenses nacidos para bailar que se han proclamado campeones gallegos

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

cedida

La pareja aspira ahora a la categoría B de bailes latinos

25 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Se llaman Aixa Bernárdez Otero y Adrián Gañete Novoa, tienen 15 años, cursan cuarto de ESO y son los amos de la pista. Ha quedado demostrado en el Campeonato Galego 10 Bailes que se celebró este fin de semana en Porriño.

Para los no iniciados en el baile deportivo, en este campeonato los participantes tienen que demostrar su dominio de los cinco bailes standard y los cinco bailes latinos que entran en competición. O lo que es lo mismo, tienen que darle bien a todo y moverse como los ángeles bailando tanto un vals como una samba. De hecho, en la prueba bailan vals lento, tango, vals vienés, slow fox, quick-step, samba, chachachá, rumba, pasodoble y jive.

Aixa y Adrián —que son alumnos de la escuela estradense Sondodance— convencieron en todos los ritmos y lograron convertirse en campeones gallegos de 10 bailes en su categoría, la Junior II. Llevan juntos ocho años y para ellos el 2023 está siendo un año redondo. En abril se proclamaron campeones gallegos de standard y en junio consiguieron subir a la categoría B de este tipo de bailes en La Nucía (Alicante).

La pareja, que debutó en competición en la categoría H, ahora en bailes standard solo tiene dos categorías por encima. En latinos todavía tiene tres, pero en diciembre acudirá a Guadalajara para luchar por la categoría B.

Aixa y Adrián tienen claro que quieren seguir bailándole a la vida y no escatiman horas de entrenamiento. «Habitualmente teñen tres horas e media á semana, pero cando hai algunha competición van adestrar pola súa conta, fóra do horario habitual», explica Raquel, la madre de Aixa. No es el único tiempo que los jóvenes le dedican al baile, ya que además de al deportivo, están enganchados a otros tipos de baile. Aixa tiene además cinco horas de ballet semanales y una de baile lírico, con lo que su dedicación semanal al baile son 9,5 horas. Adrián, por su parte, le suma al baile deportivo una hora más semanal de bailes urbanos y otra de lírico: 5,5 en total.

Los jóvenes pueden con el baile y con sus estudios sin problemas. «É cuestión de organizarse. O baile non me estresa nada. Todo o contrario. Cando estou bailando non penso noutra cousa. Sírveme para desconectar a cabeza doutras cousas», explica Aixa.

Luchando contra los estigmas

A Adrián le ocurre lo mismo. Siempre fue más de baile que de fútbol y, pese a los estigmas que se mantienen, ha tenido la personalidad suficiente para seguir dando alas a sus pies. «Aínda hai moitos estigmas. Aixa tivo dúas parellas antes de Adrián que deixaron o baile. A presión do mundo do fútbol e as mofas aos nenos por bailar seguen estando aí, pero Adrián ten as cousas claras e personalidade suficiente», explica Raquel Otero.