Las mieles del éxito se saborean en A Estrada

David Cofán Mazás
David cofán A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

Miguel souto

Tras cuatro años, el proyecto apícola de Martín Cañedo se ha consolidado en el mercado local

22 sep 2022 . Actualizado a las 12:47 h.

Con mucho esfuerzo, dedicación y paciencia, el proyecto de producción de miel que puso en marcha el estradense Martín Cañedo en el 2018, Apícola Cañedo, se ha convertido en una de las marcas de referencia de este sector en la zona. Un alimento que se produce en las más de doscientas colmenas que cuida con esmero en varias parcelas situadas en las parroquias de Ribeira y Moreira, en esta última también se encuentra el obrador y el almacén de miel al que suelen acuden algunos interesados en adquirir un tarro de sus mieles. Además, también tiene algunas colmenas distribuidas en el concello limítrofe de Cuntis y en Ourense.

Este año ha producido cerca de 1.500 kilos de miel, cifras que oscilan año a año por diferentes factores como la climatología o los ataques de las velutinas. No obstante, el número se ha triplicado con respecto a los 500 del año pasado, por lo que se muestra relativamente satisfecho con su particular cosecha anual. Aunque la miel es la estrella, Cañedo también comercializa propóleos y cera, en este último caso principalmente al por mayor a empresas que lo emplean para cosmética. A la hora de elegir el producto más demandado, considera que tiene bastante éxito la miel del eucalipto porque «é a que máis abonda nesta zona, é máis clariño e pouco intenso e entón a xente está acostumada a este tipo de mel e o prefire», explica.

Además también cosecha miel de castaño y de bosque, opciones que permiten que durante todo el año la producción no pare, aunque evidentemente vaya a ritmos distintos, teniendo la primavera y el verano como época de más ajetreo. Sus tarros se pueden comprar, bien acudiendo a su explotación, o mayormente en diferentes comercios de A Estrada, Cuntis y Ourense, dándole preferencia al comercia do proximidad. Asimismo, la miel de Cañedo cuenta con el sello de la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Mel de Galicia, aunque como productor, no como envasador. Su objetivo es obtener ese certificado para envasar su propia miel con este distintivo, aunque por el momento se conforma con venderla a granel para otros envasadores con el sello. Además, sus artículos se pueden encontrar en diferentes mercados de artesanía y ferias locales.

Del audiovisual, a la miel

La miel no es el único medio de vida de Martín. Comparte su pasión por las abejas y la apicultura con su profesión: productor audiovisual. Precisamente en estos momentos está trabajando la organización de los premios Mestre Mateo y durante doce años trabajó coordinando el festival internacional de cortos de Santiago, Curtocircuito. «Non me aburro, cando non estou nunha cousa estou coa outra, emprego un 50 % do tempo para cada unha, aínda que un pouquiño máis coas abellas», reconoce.

«É moi traballoso, hai diferentes momentos ao longo do ano. Durante o inverno céntrome máis na produción porque as abellas están máis paradas, e na primavera dedícome máis ao mel. De todos modos son flexibles, elas non protestan e van facendo pouco a pouco todo o ano», asegura.

Sobre los motivos que lo llevaron a implicarse en este ámbito, Martín nunca estuvo ligado al mismo, aunque encontró un vínculo inesperado en un familiar de su mujer. «Tiña colmeas e empecei a ir a velas e a cómo se facía o mel, despois fixen algúns cursos e gustoume, así que decidín ter as miñas», explica. Además, Martín se presentó a la convocatoria de ayudas de la Unión Europea para la incorporación agraria a menores de 40 años, teniendo la posibilidad de echar a andar su proyecto aprovechándose de esta subvención.

«Pasou de ser un hobby a un medio de vida, aínda que a evolución foi paulatina co paso do tempo. Fixemos contas e estudamos o proxecto ata que decidimos dar o paso», comenta Cañedo, que por el momento continuará compaginando ambas actividades, sin grandes pretensiones y disfrutando como el primer día, mientras cada vez más gente descubre este oro dulce que nace en sus colmenas estradenses.