El Camiño da Geira suma 300 peregrinos con su continuidad en riesgo por la mala señalización

La Voz A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

22 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Camiño da Geira e dos Arrieiros recibió este lunes a los peregrinos que hacen el número trescientos en el exhaustivo recuento que llevan a cabo los vecinos de Codeseda (A Estrada). El bar Caminho da Geira, la casa rural O Palomar y los vecinos de la parroquia colaboran activamente en la bienvenida a todo peregrino que se asoma por la parroquia, documentando su paso con fotografías siempre que es posible y contactando a través de las redes sociales con los que no pueden saludar en persona. Con este metódico sistema la parroquia ya ha contabilizado este año el paso de trescientos peregrinos pese a la pandemia y a los problemas de señalización de la ruta en algunas zonas. El número 300 se alcanzó este lunes con la llegada de tres peregrinos. Son Gertrudis, de 78 años, procedente de Holanda, y la pareja formada por el norteamericano Nico y la australiana Wendy. Para conmemorar la cifra, los responsables del bar y de la casa rural citados les hicieron entrega a los peregrinos de una guía sobre el patrimonio del Camino, una camiseta y una etiqueta para la mochila.

En marzo, debido al cierre de la frontera, solo pasaron por la zona dos peregrinos, que pudieron hacer la ruta por ser profesionales del sector. En mayo, con la apertura fronteriza se produjo la gran explosión y a principios de junio hubo dos días en los que se rondó la treintena de personas en ruta. Este año la gran mayoría están pasando en bicicleta.

El Camino va viento en popa, pero tiene un enemigo. En los concellos de Cortegada y Padrenda se boicotea la señalización del Camiño da Geira y solo se permite la del Camiño Miñoto-Ribeiro, que también atraviesa la zona. Esta circunstancia complica mucho el paso de los caminantes por la zona y pone en riesgo el futuro de la ruta.

En los últimos días, vecinos de Codeseda asumieron trabajos de mantenimiento del Camiño da Geira a orillas del río Umia, donde la hierba ya estaba dificultando el paso de los peregrinos. Durante estas tareas localizaron un jabalí muerto a orillas del Camino y, según indican, dieron aviso para su retirada a Protección Civil de A Estrada.