A Estrada en pleno se echa a la calle para defender el futuro de su hostelería

El comercio cerró para respaldar la escenificación de la muerte del sector


a estrada / la voz

Las campanas doblaron este jueves en A Estrada por la muerte de la hostelería. El metafórico entierro organizado por la asociación Hostaleiros da Estrada para visibilizar la asfixia del sector fue secundado por la sociedad local. A Estrada en pleno se echó a la calle para arropar a la hostelería local en este duro trance.

El funeral comenzó con una concentración en la Praza do Concello presidida por un furgón negro que, a modo de coche fúnebre, transportaba el féretro de un salmón. El mismo pescado que antaño protagonizó la particular versión local del Entierro de la Sardina se usó esta vez para hacer ver que la hostelería está con el agua al cuello.

Una esquela radiofónica abrió los actos fúnebres, rogando una oración «por este gremio de empresas que está sendo castigado e culpado inxustamente da grave situación sanitaria que estamos vivindo». «As limitacións de aforo, os recortes horarios e os elevados impostos que ten que soportar están acabando coa súa vida e a dos seus integrantes», advertía la luctuosa grabación.

La plaza estaba repleta de hosteleros, manteniendo las preceptivas distancias de seguridad. Hosteleros del casco urbano y de la zona rural. Propietarios de restaurantes y de pequeñas cantinas. De cafeterías y de tabernas de aldea. Les acompañaban en el sentimiento proveedores, comerciales, comerciantes y vecinos en general.

Tras la emisión de la esquela, el empresario Gonzalo Pose rompió el sepulcral silencio para dar lectura a un comunicado del colectivo de hosteleros. «Comprendemos perfectamente a complicada situación que está vivindo o país a nivel sanitario e estamos de acordo en que hai que atallalo da maneira máis efectiva posible para volver ás nosas vidas», dijo de manera introductoria. «Por desgraza estanos a resultar moi difícil manter os nosos negocios abertos coas medidas e restricións que nos están a impoñer, sinalando directamente ao sector hostaleiro e de ocio nocturno», añadió luego.

Los hosteleros quieren dejar claros tres asuntos. En primer lugar que «non somos os culpables da situación». «Mentres a xente asistía aos nosos bares cumpría a distancia entre mesas, previamente desinfectadas, e usaban máscaras. Os casos e os rebrotes estaban controlados», aseguran.

En segundo lugar, subrayan que «non podemos aceptar que sexamos o único sector afectado polas restricións horarias, obrigándonos a pechar ás 23.00 horas mentres os centros comerciais pechan ás 22.00, os supermercados ás 21.30 e as tendas ás 20.30, quedando así os seus traballadores sen tempo para saír a socializar e afectando gravemente o consumo nas ceas». «Se se adiantan os horarios de peche, que se adianten os de todos os gremios», defienden.

Por último, los hosteleros consideran que «non nos poden esixir impostos se non nos permiten ter ingresos». «Se soamente se nos permite a metade do aforo é inadmisible que se nos cobre o 100% dos impostos e se nos obrigue de maneira indirecta a dar de alta dos ERTEs ao 100% da plantilla e pagar o 100% do aluguer», critican. «Estos gastos desproporcionados fan que os ingresos sexan insuficientes, abocando á hostalería ao peche definitivo», advierten.

Tiestos y cucharones

El comunicado terminó con un «Salvemos a hostalería» que sirvió de pistoletazo de salida de la manifestación. El nutrido cortejo fúnebre recorrió el casco urbano armado con sartenes, tiestos y cucharones en una sonora reivindicación apoyada desde todos los frentes. Una amplia mayoría del comercio local cerró las puertas en señal de apoyo a los hosteleros. «Se pechan eles, acabará afectándonos a todos», comentaban en plena marcha.

«Moitas restricións e poucos clientes»

Las restricciones que han ido afectando al sector de la hostelería en esta segunda ola de la pandemia hacen mella también en la Cervexaría Eureka. «Son moitas restricións, moitos impostos e pouca clientela. Con este novo peche a cousa non pinta ben. Así non é posible manter un negocio», dice el gerente, Pedro Díaz. La cervecería Eureka seguirá abierta a partir del sábado ofertando comida para llevar.

 

«É unha inxustiza que pechen os bares»

La Joyería Fondevila fue uno de los muchos comercios que cerró sus puertas en apoyo a la hostelería. «É unha inxustiza que peche. O problema non está nos bares senón na xente, se non fai un uso racional. Isto non se soluciona pechando bares, que ademais prestan un servizo importante», considera José Manuel Fondevila. «Se no pobo se moven cartos tócanos a todos e se non todos sufriremos as consecuencias», dice.

«Isto aféctanos a moita xente»

Raquel Regenjo es copropietaria de Vaca Premium, una firma de selección y maduración de carnes. La hostelería representaba el 100% de su cartera de clientes. El covid-19 les obligó a reinventarse y a abrir una web de venta a particulares. Aún así, el nuevo cierre de restaurantes vuelve a golpear el negocio. «Isto aféctanos a moita xente. Estamos outra vez na mesma, coas cámaras a tope e sen clientes», lamenta.

«Cuatro empleados volverán al ERTE»

Desde el restaurante Río Liñares, Belén Gorís constata el parón que significa para el sector este nuevo cierre. «Teníamos ya todos los empleados de alta, pero ahora cuatro tendrán que volver al ERTE», lamenta. «Este verano, aún con las restricciones, conseguimos remontar un poco la situación. Que nos corten ahora otra vez... No recortan impuestos ni Seguridad Social. Esto es insostenible», asegura.

«Este cierre puede ser la muerte»

Héctor Arcay, del Café Piaf de A Estrada ve el panorama «muy complicado». «Este nuevo cierre a partir del sábado puede ser la muerte para muchos», advierte. «Si no hay ayudas lo vamos a tener muy difícil», cuenta. «Este verano la cosa fue bastante bien. No tenemos queja. Con el toque de queda se notó una bajada, pero la cosa se iba sosteniendo. Pero con este nuevo cierre la viabilidad se presenta difícil», dice.

La Acoe descarta el Venres Meigo y busca adelantar y reformular la campaña navideña

La directiva de la Asociación de Comerciantes de A Estrada (Acoe) ha acordado suprimir este año la campaña del Venres Meigo. Con la hostelería cerrada, las restricciones vigentes y la amenaza de un nuevo confinamiento flotando en el aire, la Acoe no ve encaje para esta campaña, prevista inicialmente para el 27 de noviembre. No habrá actividades de animación de calle ni sorteos o promociones especiales impulsados desde la asociación con motivo del Black Friday, bautizado localmente como Venres Meigo. Aún así, desde la Acoe animan a los socios a ofrecer descuentos a sus clientes de forma individual para hacer frente a los que lanzarán las plataformas de comercio digital.

Muchos vales de compras

La que sí se mantendrá, si nada se tuerce, es la campaña navideña. La Acoe pretende adelantarla a finales de noviembre para favorecer las compras escalonadas y sin aglomeraciones. «Ademais estamos detectando que este ano moita xente xa quere ir adiantando as compras polo que poida pasar. A tendencia habitual é que o cliente espere ao final, pero este ano parece que non vai ser así», comenta el presidente de los comerciantes, Alfredo González.

La campaña sufrirá cambios importantes respecto a años precedentes. «Vaise basear todo nos sorteos de vales de compra e de regalos», explica González. «Este ano non vai haber cabalgatas, nin pista de xeo nin animación de rúa, así que centraremos os esforzos nos premios aos clientes, con vales que tamén reverten no comercio local», avanza el presidente de la Acoe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A Estrada en pleno se echa a la calle para defender el futuro de su hostelería