Emprendiendo en tiempos de crisis

Tras perder su trabajo, Loli Boo abre una tienda de confección en A Estrada


a estrada / la voz

Loli Boo Villanueva tiene una receta contra la crisis: ilusión y emprendimiento. Vecina de Vedra, Loli llevaba dos décadas trabajando en la firma compostelana Confecciones Tirol cuando la crisis del coronavirus truncó su vida laboral. Loli, que aprendió a coser a los 16 años con la afamada costurera de Lestedo Carmen Pichel, tenía a sus espaldas una sólida trayectoria en el sector de la confección. A los 20 años empezó a buscarse la vida trabajando en tiendas, fábricas y cooperativas. Se curtió en Confecciones Barmez, una firma hoy extinguida de moda de caballero; trabajó para Inditex a través de una cooperativa y cosió muchos vestidos de fiesta. Todo eso antes de empezar a trabajar junto a dos de sus hermanas en la firma Confecciones Tirol, en donde ha estado felizmente hasta que, a raíz de la crisis, la empresa empezó a dejar de dar para tres. «Estaba en paro desde o 14 de febreiro, pero agora, como xa teño as nenas maiores, decidinme a abrir o meu propio negocio», cuenta.

Eligió A Estrada porque ya empezaba a estar cansada del estrés de Santiago. «Para estar traballando ás nove tiña que levantarme ás sete. Víame un pouco estresada, cos atascos, os semáforos... Xa chegas cansada a traballar. Decidín apostar pola Estrada por proximidade e por tranquilidade e estou moi contenta de telo feito. Paréceme un sitio moi acolledor. Canto máis veño, máis me gusta», explica Loli Boo.

Si nada se tuerce, la emprendedora abrirá el próximo 28 de septiembre el negocio Loli Boo Confección y Arreglos en un local situado en el bajo 3 de la calle Castelao. Ofertará confección de señora e infantil, de fiesta y todo tipo de arreglos. «De cabaleiro só vou facer arreglos porque se require unha maquinaria moi específica e non me vou meter niso. Arreglos sí, de todo tipo, ou algún tipo de pantalón de cabaleiro especial», matiza.

Una de las cosas que mejor sabe hacer Loli Boo es adaptarse a los gustos del cliente. «Ao cliente hai que sabelo escoitar, saber o que quere para despois poderlle aconsellar», explica.

A punto de cumplir los 50, Loli Boo afronta su nueva etapa como emprendedora con optimismo. «Hai que ser optimistas, que para pesimista xa está o país», dice. «Sei que vou ter que botarlle horas, pero espero non dar feito», comenta ilusionada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Emprendiendo en tiempos de crisis