Peatonalización a medias en A Estrada

Los peatones aprovechan poco el espacio ganado para el tránsito en Calvo Sotelo y los vehículos circulan por la zona en más casos que los permitidos


a estrada / la voz

A Estrada ha implantado en cuatro de sus calles una peatonalización provisional que ya supera los tres meses de vida. Están cerradas al tráfico las calles Ulla, Calvo Sotelo hasta el cruce con Justo Martínez, Don Nicolás hasta la intersección con Marqués de la Vega de Armijo y la rúa Irmáns Valladares. A mayores, los miércoles por la mañana se cortan también Castelao e Irmáns Trigo para evitar el acceso a la Praza da Feira, ocupada con el mercadillo semanal.

El gobierno tomó la decisión en plena pandemia, para favorecer el distanciamiento social y para dar alas para expandirse al maltrecho sector de la hostelería, que en las calles citadas puede aprovechar para sus terrazas toda la acera, ya que el tránsito peatonal seguro está garantizado por la calzada.

Sin embargo, la peatonalización aún no ha llegado a hacerse efectiva al 100 %. Los estradenses, mayoritariamente, siguen limitando su campo de tránsito a las aceras -a veces circulando incluso entre las mesas de las terrazas- y los coches siguen transitando por las zonas de preferencia peatonal más de lo conveniente. Nadie sabe si fue antes la gallina o el huevo. Puede que los peatones no se confíen para tomar la calle porque siguen viendo un tránsito relativo y puede que los coches se aventuren a enfilar Calvo Sotelo porque ven la valla retirada sobre la acera y el carril de circulación tentadoramente despejado. El caso es que el aspecto sigue sin llegar a ser el de una zona peatonal al uso.

Cierto es que no es fácil regular el tráfico en la zona. La valla retirada sobre la acera invita a pasar a los más osados. Pero la valla cerrando el paso obligaría a que residentes y transportistas con carga o descarga en la zona tuviesen que estar continuamente abriéndola y cerrándola, con menos probabilidades de que lo segundo sucediese.

En este contexto, algunas voces apuntan que, dado que la peatonalización ya ha cumplido tres meses y no tiene fecha de caducidad -el gobierno anunció que la mantendrá al menos mientras siga siendo preciso el distanciamiento social, que va para largo- quizás sería conveniente instalar algún tipo de señalización vertical que no dé tanta idea de provisionalidad y disuada a los conductores más díscolos.

«Se podría cerrar solo un tramo de calle o hacerlo solo en un horario concreto»

Algunos comerciantes siguen sin verle los beneficios a la peatonalización tal y como está planteada. Jeanette Valiñas es la portavoz de ese sector que ha recogido más de 500 firmas para tratar de hacer fuerza ante el Concello. «Ochenta eran de comerciantes», asegura Valiñas. «Nos dijeron que se debatiría sobre el tema en la Mesa de Movilidad que se celebrará en otoño, pero también nos dijeron que la decisión ya estaba tomada incluso antes del covid-19 y que el Plan de Movilidad seguirá el modelo europeo de humanizar y reducir vehículos», explica, «Yo lo que veo es que mucha gente mayor, si tiene que caminar un kilómetro o más ya no viene. La feria de los miércoles ya se ha visto afectada. La gente se va a comprar a otro lado», dice. Valiñas no se opone rotundamente a la peatonalización, pero cree que habría que ceñirla a algún tramo de Calvo Sotelo o bien limitarla a determinados días y franjas horarias. «No tiene por qué ser todo o nada», indica. «Hay un término medio», defiende.

jeanette valiñas (comerciantes disconformes)

«A peonalización axudou a que as vendas caeran menos, senón sería unha masacre»

El presidente de la Asociación de Comerciantes de A Estrada, Alfredo González, está convencido de que la peatonalización de algunas calles ha ayudado al comercio estradense a combatir la crisis del coronavirus. «Noutros concellos as vendas caeron un 50 %. Aquí andaremos polo 30 ou 35 %. Pode ser que a peonalización nos axudara. Senón isto sería unha masacre moito peor. Estou convencido de que as vendas caerían máis sen peonalización. O baixón sería máis grande, porque a xente busca o distanciamento, aparta unha da outra e, nos comercios, se ven algo de xente xa non entran», dice González. El presidente de la Acoe asegura que algunos comerciantes que en principio eran contrarios a la peatonalización «están cambiando de opinión e nos están dando a razón». González es partidario de una peatonalización estable acompañada de la creación de nuevas plazas de aparcamiento. «Peonalizar non é só poñer unha valla no fondo. O futuro comercial deste pobo pasa por peonalizar dúas ou tres rúas céntricas si ou si», considera.

Alfredo gonzález (Acoe)

La Policía Local ha cursado varias denuncias por conducir por la zona sin causa justificada

Transcurridos más de tres meses desde la implantación de las áreas de preferencia peatonal en el casco urbano estradense, la Policía Local entiende que ya no debería haber confusiones. No obstante, en sus labores de vigilancia, los agentes siguen detectando conductores que circulan por la zona sin causa justificada. Hasta ahora, mayoritariamente se han hecho labores de información y concienciación, recordándoles a los conductores que solo está permitido el paso para carga y descarga o para acceder a los garajes de la zona y que la velocidad máxima de circulación por la vía es de 30 kilómetros por hora. Sin embargo, la falta de civismo también ha llevado últimamente a cursar las primeras denuncias. Aunque no se ha precisado el número, son más de una y de dos.

El jefe de la Policía Local, Aurelio Fernández Bascuas, recuerda que las sanciones por vulnerar la señal de prohibición y circular por las calles de preferencia peatonal sin causa justificada son de 200 euros. Por retirar la valla injustificadamente para abrir el paso pueden llegar a 600 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Peatonalización a medias en A Estrada