Letrados y procuradores creen que la justicia arranca lentamente

La actividad se va recuperando pero los profesionales aún sufren los efectos del parón


Lalín / la voz

La maquinaria de la Justicia arranca pero lo hace muy lentamente. Es la sensación que tienen abogados y procuradores de la zona que se han visto afectados directamente por el parón provocado por el covid-19. Durante esos meses bajo el estado de alarma los juzgados solo atendían cuestiones urgentes, pero con muchos funcionarios en sus casas los letrados se quejaban de que las tramitaciones no se movían.

En las últimas semanas con la reapertura, las cosas empezaron a cambiar pero también estamos en unos meses vacacionales. En Lalín y A Estrada letrados y procuradores recuerdan que los funcionarios tienen derecho a coger sus vacaciones y sin personal, el avance del trabajo se ralentiza. Este año para intentar recuperar el pulso de la justicia y recuperar parte de ese tiempo perdido se había decidido que el mes de agosto fuese hábil desde el 11 al 31. Una medida que se cuestionó desde el primer momento. El 22 el Congreso de los Diputados aprobaba un proyecto de ley para evitar el colapso en los juzgado provocado por el parón del coronavirus y se habla de que esa medida adoptada por el Consejo General del Poder Judicial en abril de mantener hábil parte del mes de agosto podría quedar sin efecto.

En la zona, la medida se cuestionó desde el principio. Profesionales de Lalín entendían que un período hábil en agosto no iba a resultar muy operativo ya que los funcionarios iban a estar de vacaciones igual y no se iban a celebrar juicios, excepto alguna cuestión civil y entendían que señalamientos no iba a haber, pero el hecho de que sea hábil puede suponer a algunos profesionales tener que ir al juzgado a algún trámite completo como puede ser alguna declaración. Hay quien opinaba que «vai ser algo cara á galería». En A Estrada, algunos letrados tienen fijadas vistas para el mes de agosto.

Los profesionales se quejan de que mientras los funcionarios estuvieron muchos meses en sus casas cobrando igual, ellos no tuvieron ningún ingreso en meses. La mayoría de los de la zona son mutualistas y hay muy pocos autónomos, de ahí que apenas haya quien pudo recibir alguna ayuda de la administración. Para muchos esta situación está siendo económicamente muy dura. A nivel gallego el colectivo solicitó ayudas para el sector.

Manuel Varela Rivadulla, letrado en A Estrada, explica que «en el juzgado arrancaron dándole al botoncito y en los despachos nos desbordamos porque empieza a entrar todo». En su despacho tienen también asesoría de empresas y se queja de que «en la Seguridad Social ni nos cogen el teléfono». Expresa su indignación por ese bloqueo que tilda de «boicot» explicando que «están mal la liquidación de los ERTE, tenemos un montón de problemas y como están desbordados no cogen el teléfono y además tienen la puerta cerrada». Como profesional intentó una atención presencial y cuenta que llegó a la oficina de A Estrada para una reunión y «salió el funcionario a la acera porque no te dejan ni entrar». Resalta que «los profesionales tenemos que subsanar cuestiones, hay gente que no cobra los ERTE y nosotros también dependemos de nuestros clientes, pero no hay manera de que nos atiendan. Es increíble».

Se hace eco de la realidad que sufren compañeros suyos de profesión, abogados y procuradores, con problemas para pagar las hipotecas y todos los gastos que no se detuvieron con el covid-19 y que tienen que afrontar tras meses sin ningún ingreso.

Comenta que el 23 de abril «en pleno estado de alarma tenía un juicio en la Audiencia de Barcelona, me cancelaran el vuelo pero desde la sala me dijeron si podía ir y tuve que correr el riesgo, ir en mi coche, para estar de vuelta el 26 en un juicio en Pontevedra y el 28 en otro en Cádiz». Dice que «en agosto tengo señalamientos» y si finalmente agosto es hábil del 11 al 31 «tengo plazos que me computan. Si era inhábil me podía ir tranquilo hasta septiembre, pero así me tendré que llevar el ordenador».

La importancia de la tecnología con fallos, esperas y algún éxito en las videoconferencias

Las circunstancias hicieron necesario durante el estado de alarma tirar de tecnología y se tiró más que nunca de las videoconferencias. Con ellas los profesionales de la zona tuvieron todo tipo de experiencias. Algunas buenas, la mayoría regulares con cortes y esperas fruto de algunos fallos de cobertura o de señal durante el desarrollo de la actuación en cuestión y alguna incluso fallida con algún juicio que tuvo que suspenderse por problemas técnicos. SA diferencia de otras sedes judiciales, las de Lalín y A Estrada están abiertas a los profesionales con las medidas de seguridad y prevención de rigor. Algunos abogados aún prefieren no ir si no es estrictamente necesario. Los usuarios de a pie se encuentran con alguna restricción si van a hacer gestiones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Letrados y procuradores creen que la justicia arranca lentamente