Ni tan mal en la reapertura con cita previa

El comercio que reabrió en A Estrada logró en general resultados mejores de lo esperado


a estrada / la voz

La apertura con cita previa permitida desde este lunes tuvo una escasa repercusión en A Estrada. La mayor parte del comercio prefirió esperar al día 11 y, los que levantaron la reja, lo hicieron más por prestar el servicio a la clientela que pudiera necesitarlo que por esperar grandes ventas. Sus predicciones se cumplieron solo a medias. Finalizando la semana, todos coinciden en que las ventas han sido mínimas, pero la mayor parte reconoce que la afluencia fue mayor de lo que esperaban al abrir sus puertas.

En la librería Marxe Xan Astorga vuelve a estar desde este lunes al pie del cañón. No vende prensa, así que los últimos dos meses tuvo que echar el cierre. «O luns foi un día moi bo», cuenta. «Houbo moi boa afluencia. Escalonada, porque a xente está sendo moi respetuosa. Se hai unha persoa dentro xa esperan. Non fai falla dicilo», explica. «Foi unha semana moi irregular. En xeral as mañás funcionaron ben e as tardes non. Pola tarde houbo un día que tiven unha persoa e outro que non veu ninguén, pero aquí sobra traballo. Polo tipo de negocio, temos un traballo que outros non teñen. Fichar libros, por exemplo. Temos unha base de datos con 50.000 títulos, pero cada semana recibo 100 títulos diferentes que son novas referencias a rexistrar. Aínda que non entren clientes, traballo hai dabondo», comenta.

En la tienda de moda Thebes, Manuel Silva y Enma Vilarelle también están moderadamente satisfechos. «Evidentemente foi moito menos movemento que nunha semana habitual, pero si houbo xente que chamou e veu comprar algo ou clientes que ao vernos dentro chamaban para preguntar se podían entrar», comentan. «Non houbo aglomeracións en ningún momento», bromean. «Hai que ir arrancando pouco a pouco. Penso que a cousa vai ir moi lenta», explica Manuel Silva. «De momento imos estar nós os dous sos na Estrada. Os outros tres traballadores seguirán co ERTE un tempo. A medida que se necesiten iránse recuperando. Ogallá me equivoque, pero en principio creo que nos imos arranxar os dous sos», comenta. La empresa abrirá también el próximo lunes sus establecimientos en Lalín y Silleda.

Bernardo Díaz, de A Tenda de Fraber, también señala que «algo se foi picando» en la semana que termina. «Foi mellor do que esperabamos porque non esperabamos nada», comenta. «Pero esto ten que mellorar, porque temos as chendas cheas», dice. Bernardo recibió a clientes habituales en busca de alguna pieza de ropa nueva y sobre todo a personas pendientes de encargos para comuniones. «A xente non sabe nin que comprar porque non sabe que se vai poder facer e que non nas próximas semanas», explica. Bernardo decidió abrir para ponerse a disposición del cliente desde el primer día. «Hai que fidelizar ao cliente. Se non lle solucionas o problema cando o precisa, cando abran as grande superficies esquécete. É o momento de aproveitar para afianzar ao cliente no pequeno comercio», comenta.

Peor le fue esta primera semana a Santiago Puente, de la Zapatería Alfonso. «Veu xente recoller calzado que tiña aquí e deixar algunha cousiña, pero encargos novos moi poucos. Serían seis pares na semana. Non é nin a metade do dun día normal. De momento esto está parado de todo. A ver a partir deste luns», comenta esperanzado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni tan mal en la reapertura con cita previa