Las 33.000 lechugas que reflotaron una familia

Un matrimonio estradense se quedó en el paro a los 50 y salió adelante montando A Horta de Vea


a estrada / la voz

Los cincuenta son una edad crítica para quedarse en el paro. No es momento para deambular por empleos precarios y cuesta encontrar un puesto acorde a la experiencia y a las necesidades vitales. Ese revés que sufren a diario cientos de familias les tocó también a los estradenses David Fernández Barbeito y María Isabel Miguéns Riveira hace nueve años. Ambos trabajaban en un almacén de fruta que echó el cierre. De repente, con dos hijas estudiando, su modo de subsistencia se vino abajo.

La pareja supo reaccionar rápido. Lo hizo sacando partido a la legendaria fertilidad del valle del río Vea, de donde son originarios David e Isabel. Allí, en O Rosallo (San Xurxo de Vea) montaron A Horta de Vea. Comenzaron con la distribución propia de fruta adquirida en el mercado de Santiago, que empezaron a repartir por pequeños comercios y fruterías de A Estrada, Pontevea y Compostela. Poco a poco, fueron complementando esta faceta con la producción hortícola propia, especializándose en el cultivo de lechugas, sobre todo, y también de grelos.

Ni David ni Isabel vienen de familia de agricultores. Sin embargo, como niños rurales siempre tuvieron animales en casa y una pequeña huerta para el consumo doméstico. A partir de esa sólida base, los estradenses se tiraron de cabeza al cultivo de lechugas y grelos. «Aprendemos moito e seguimos aprendendo cada día», confiesa David Fernández.

La pareja cuenta con una finca de una hectárea y un invernadero de mil metros cuadrados. En otoño e invierno, en el invernadero se cultivan exclusivamente lechugas. «Sobre todo leituga riza, que en cada estación ten a súa variedade. Agora no outono, por exemplo, é a octavia», cuenta David. Las cabezas rizas se combinan con pequeñas parcelas de lechuga hoja de roble. El invernadero es un mar verde -con un toque de rojo- que alberga unas 9.600 plantas. En breve se recogerá la primera cosecha. En marzo, llegará la segunda. En primavera y verano, las lechugas se plantan al aire libre -se recogen dos cosechas que pueden sumar 14.000 plantas- y el invernadero se aprovecha para plantar tomates y pimientos de Padrón. «Hai que alternar os cultivos. Se se lle mete sempre o mesmo, a terra abúrrese e a cousa non vai ben», cuenta el productor. «De tomate teremos unhas 1.000 plantas. Suponse que cada unha pode dar no verán 18 ou 20 quilos, pero a nós non nos chegan a iso», explica. «De pemento de Padrón plantamos unhas duascentas plantas, que en conxunto producen no verán entre 800 e 900 quilos de produto», cuenta.

Los grelos que se resisten

Además de las lechugas, la otra gran baza de A Horta de Vea son los grelos. Cada año se plantan cuatro hectáreas en fincas específicas. En un buen año pueden cosecharse 4.000 o 5.000 kilos de grelos entre noviembre y febrero o marzo. Sin embargo, la producción depende mucho del tiempo y este año la cosecha no se presenta buena. «Este ano amarelea a nabiza e e vai ser difícil ter grelo. O primeiro tiña que estar saíndo agora. Hai moita demanda porque xa veu o frío e xa apetece o caldo, pero o grelo aínda está parado», lamenta el productor.

David e Isabel decidieron trabajar sobre todo con lechugas y grelos por ser dos productos con tirón para los que tienen la salida garantizada. No tienen el sello ecológico, pero sí son cultivados con química mínima y de la forma más natural posible. David no es fan de las certificaciones. «Iso de ecolóxico... ata o aire está contaminado. Onde está o selo é no sabor. Iso decídeo o cliente, e, con nós, o que proba repite», cuenta.

David e Isabel son agricultores y empresarios de la mañana a la noche. Cultivan la tierra, hacen su cartera de clientes y se encargan de la distribución del producto. La aventura no les va mal, aunque no parece que vaya a tener relevo. A sus hijas les tiran más la enfermería y las artes. «De traballar no campo non queren saber nada», confiesa David.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Tags
Comentarios

Las 33.000 lechugas que reflotaron una familia