Una primada para el Guinness

La familia Pernas celebró 45 años reuniéndose en Pontevea el tercer domingo de agosto con 125 asistentes


a estrada / la voz

Una reunión de primos no tiene nada de particular. Pero una como la de la familia Pernas es casi para el Guinness de los récords. La saga lleva 45 años ininterrumpidos reuniéndose invariablemente el tercer domingo de agosto. Llueva o luzca el sol. Incluso aunque haya habido defunciones recientes. Los Pernas están de acuerdo en que el mejor homenaje que se le puede hacer a cualquiera es continuar la fiesta.

Fieles a la cita, ayer se reunieron en la casa matriz de Pontevea nada menos que 125 primos. Buena parte iban disfrazados de panaderos. ¿Por qué? Porque la fiesta tiene una unidad temática cada año y, en el 2019, la comisión organizadora decidió rendir homenaje a los panaderos de la familia. Que no fueron pocos. En la casa familiar, el abuelo Antonio le enseñó el oficio a los hijos. Después, casi todos, cada uno donde le tocó vivir -Manuel en Cuntis, Daniel en Pontevea o Pepe y Antonio en el Souto de Vea-, montaron su propio horno. En el discurso inaugural de la primada, la portavoz de la organización convirtió un rodillo en pergamino en el que leyó curiosas anécdotas. Como cuando el pan salía de Pontevea en un pequeño carromato tirado por un caballo, haciendo sonar una buguina para anunciar su presencia y recorriendo los caminos hasta San Xurxo de Vea, por tierras de A Estrada, y, en dirección contraria, hasta Compostela.

No faltó la mención a Enrique y Manolo que, desde muy jóvenes, regentaron en el Souto la última panadería Pernas, ni al caballo Andrés, una animal viejo y ciego con el que en tiempos se realizaba el reparto y que sabía de memoria donde parar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Una primada para el Guinness