Guerra al plástico desde la infancia

Los niños del campamento urbano de A Estrada aprendieron cómo relegar los plásticos de sus vidas


a estrada / la voz

Si nadie le pone remedio, en el año 2050 en los océanos habrá más plásticos que peces. Así de dramático está el asunto y así de crudo se lo hizo ver la bióloga estradense Patricia Carracedo Durán a los niños que participan en el campamento urbano del Concello de A Estrada. Los pequeños asistieron a una charla sobre la contaminación de los océanos en el establecimiento local 4eco LoAn, que comercializa detergentes ecológicos a granel y decenas de productos respetuosos con el planeta.

Tratando con niños, nada mejor que ir a lo práctico para que los pequeños capten el mensaje. Ante la imagen de un pack de fruta en cesta de plástico y con envoltorio del mismo material, los pequeños entendieron inmediatamente que la fruta trae su propio envoltorio de serie, que es inmejorable y que todo lo demás sobra y es hacerle daño a la Tierra.

Patricia Carracedo habló también largo y tendido de los envases de plástico. Los que contienen detergentes y otros productos de limpieza o los botellines de agua que muchos pequeños reconocieron llevar a diario al colegio. La bióloga, que además es profesora de Secundaria, les explicó que los plásticos duros o de alta densidad se pueden reutilizar, sin necesidad de desechar un envase nuevo cada vez que se termine el fregasuelos. En la tienda en la que se impartió la charla, por ejemplo, venden a granel todo tipo de productos de limpieza que ayudan a ganarle la batalla a los plásticos domésticos.

En la charla se incidió en el riesgo que suponen las anillas plásticas de los envases. Se recomienda cortarlas antes de desecharlas para que no acaben asfixiando a tortugas, gaviotas y demás fauna marina.

En lo que se refiere a los recipientes de plástico de un solo uso, que se identifican con la inscripción PET, lo que se recomienda, directamente, es dejar de usarlos. «A Unión Europea quéreos sacar da circulación o próximo ano», explican la bióloga y las propietarias del establecimiento, Loli Fernández y Ana Casal. La alternativa, en este caso, son los recipientes de vidrio o de acero, que se pueden rellenar cuantas veces se quiera. En este punto alguno de los pequeños hizo notar que ya está en la onda ecologista y lleva a diario en su mochila recipientes de este tipo.

Pero hay más gestos que un niño puede hacer por el medio ambiente. Con el tema del bocadillo, por ejemplo. ¿Por qué envolverlo en plásticos o en aluminio cuando existen prácticas bolsas de tela para transportarlo? O con el cepillo de dientes, que puede ser de madera.

Como no podía ser de otro modo, en la charla también se habló de las bolsas de la compra. Se aconsejó llevar siempre encima una bolsa de tela para evitar el derroche de plásticos.

Una última recomendación. En el picnic, no usar nunca platos ni cubiertos de plástico. Tardan 500 años en descomponerse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Guerra al plástico desde la infancia