A Estrada y Cuntis se alían contra la línea continua en Castro Loureiro

Piden un doble carril de subida o alguna zona en la que se permita adelantar


a estrada / la voz

Las curvas de Castro Loureiro, entre los términos municipales de A Estrada y Cuntis, son una de las grandes asignaturas pendientes en seguridad vial. La sucesión de curvas cerradas y la acusada pendiente convierten este tramo de la N-640 en uno de los principales puntos negros de las carreteras locales. Para tratar de reducir la siniestralidad, el Ministerio de Fomento ha tomado una medida que no convence a la mayor parte de los conductores: la extensión de la línea continua a todo el tramo. Hasta hace un mes, en el tramo se combinaban zonas de línea discontinua con otras en las que se prohibía adelantar. El nuevo pintado, sin embargo, ha dejado una línea continua que impide los adelantamientos desde Portela (Cuntis) al Alto da Cruz (A Estrada).

El alcalde estradense en funciones, José López, asegura que la medida ha suscitado las quejas tanto de la Asociación Comarcal de Empresarios (ACE) como de la Asociación de Comerciantes de A Estrada (Acoe). Unos y otros se han dirigido al Concello para que medie ante el Ministerio de Fomento para buscar una alternativa a la línea continua.

Los usuarios no consideran que la línea continua sea la medida más efectiva para reducir la siniestralidad y aseguran que, además, genera graves perjuicios. El problema está en la circulación en dirección Cuntis-A Estrada. Los afectados destacan que la nueva medida está provocando importantes embotellamientos en la subida por Castro Loureiro, que soporta un importante volumen de vehículos pesados a los que ahora no se puede adelantar en todo el tramo. Dicen que en ocasiones llegan a formase colas de hasta diez o quince coches tras un camión y calculan que el trayecto puede suponer ahora la pérdida de cinco o diez minutos más.

El alcalde estradense ha contactado con el de Cuntis para tratar de coordinar una petición conjunta al Ministerio de Fomento. En cualquier caso, más allá de cómo evolucione la instancia conjunta, el gobierno estradense tiene claro que remitirá un escrito al departamento estatal avalado por las asociaciones de empresarios y de comerciantes locales.

Tiempos razonables

«Hay que priorizar la seguridad, pero el nuevo pintado complica la circulación y la conexión con Pontevedra en un tiempo razonable», dice José López.

El gobierno reclama una solución alternativa. Considera que, mientras no haya variante de la nacional en este tramo -y no parece que vaya a haberlo a corto plazo- la solución idónea sería la creación de un tercer carril en Castro Loureiro con el fin de habilitar dos carriles de subida que permitan adelantar cómodamente y sin peligro.

Si el Ministerio de Fomento rechaza la creación de un tercer carril provisional, el gobierno estradense reclama que al menos se dé marcha atrás y se recupere la antigua señalización del tramo, que permitía el adelantamiento en ciertos puntos y contribuía a evitar embotellamientos.

La variante de la N-640 para salvar el núcleo estradense continúa atascada

Más allá de las curvas de Castro Loureiro, la carretera N-640 tiene a su entrada en el casco urbano de A Estrada otro de sus tramos problemáticos. No por la elevada siniestralidad, sino por la ralentización del tráfico. El tráfico pesado continúa pasando por el centro urbano, parando en varios semáforos consecutivos y en algún paso de cebra habilitado para la seguridad de los menores que acuden a la escuela infantil Elfos y al colegio público Pérez Viondi, que se encuentran al borde del vial en el primer caso y al doblar la esquina en el segundo.

Para desviar el tráfico pesado y los conductores en ruta del casco urbano estradense hace décadas que se proyectó la variante de la N-640. Sin embargo, pese a las sucesivas promesas electorales, la variante continúa atascada.

Los restos del Castro de Preguecido, en Aguións, han obligado a modificar el proyecto, contemplando la construcción de un paso subterráneo para salvar los restos arqueológicos. Ni el proyecto está listo todavía ni tampoco la nueva declaración de impacto ambiental que se precisa -la anterior caducó sin que se ejecutasen las obras-. Además, está claro que las obras no podrán ejecutarse en el 2019. Este año solo se consignaron para la variante 100.000 euros, aunque el gobierno estatal culpa a la Xunta del estancamiento y asegura que la infraestructura sigue en su agenda.

La construcción de la variante es clave para liberar el centro estradense de semejante volumen de tráfico y para poder contemplar una transformación urbana vinculada a la Avenida Benito Vigo, una zona ahora deslucida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A Estrada y Cuntis se alían contra la línea continua en Castro Loureiro