A Estrada exprime su potencial sidrero

El municipio vive un resurgir de pequeños lagares que estuvieron abandonados durante décadas


La sidra es tan gallega como el vino. Se consumía en la Edad del Hierro, aparece citada en el Códice Calixtino y hay pruebas documentales de su elaboración en el año 950. Sin embargo, históricamente el vino le fue ganando terreno, los lagares domésticos se abandonaron y la sidra desapareció de la mesa.

Pero eso fue solo hasta hace unos años. Hijos de Rivera recuperó el sabor con Maeloc y, vaso a vaso, la sidra fue ganando de nuevo enteros hasta convertirse en bebida de moda. Hoy las grandes cerveceras entran en el mercado con marcas propias y los pequeños lagares resucitan para hacerse hueco con productos irrepetibles.

El epicentro del resurgir de la sidra tradicional está en A Estrada. Después de décadas vendiendo manzana para las grandes sidrerías asturianas, algunos productores se propusieron sacarle jugo a sus pomares con un producto artesano y diferenciado.

Uno de los grandes protagonistas del renacimiento sidrero estradense es Jesús Armenteros. En el 2012 lanzó al mercado la marca Ribela. Hoy, produce 10.000 litros al año, luce etiqueta en las sidrerías de Nueva York y, si no crece más, es porque no quiere. «Lo nuestro es una microsidrería. Esa fue nuestra filosofía desde el principio», explica el sidrero.

El lagar Ribela ?emplazado en la parroquia homónima? es como la cocina del Bully. Siempre en ebullición. Por eso Armenteros ya ha lanzado cinco tipos de sidra. Y va a por el sexto. La primera fue Ribela Clásica, una sidra agreste, similar a las vascas o asturianas pero con las características de la manzana gallega. La segunda, Bágoas na Choiva, un vino de manzana sin gas ni sulfitos. Besta ­?en alusión a la fiesta estradense de la Rapa das Bestas? es una sidra lupulada que funciona muy bien en el mercado anglosajón. Maceiras Vellas, fabricada con los manzanos más antiguos de A Estrada, se define como una sidra dulce y un poco carbonatada, al estilo de las sidras inglesas. Finalmente, Ribela Natural, en botella de un tercio, está dirigida a la hostelería y funciona muy bien en Canadá. En junio saldrá del laboratorio el sexto experimento: una sidra con frambuesa estradense que ya se estrenó el año pasado en barril y que debutó con éxito en la feria de Barcelona.

Pese a tratarse de un microlagar, a fuerza de promoción Ribela ha conseguido llegar a los mercados internacionales. En Galicia las ventas se centran en la hostelería, donde la bebida ?fabricada solo con manzana ecológica? ha tenido muy buena acogida. Pero la marca está también en Madrid y Barcelona y ha llegado hasta Suecia, Italia, Estados Unidos y Canadá. De forma casi testimonial, pero no deja de ser un orgullo ver el nombre de Ribela escrito en las pizarras de las sidrerías al otro lado del charco.

Y no solo las botellas de Ribela cruzan el Atlántico. También muchos devotos de la sidra hacen el camino inverso y visitan el lagar estradense, que se ha convertido en una especie de centro de peregrinación.

Ese incipiente turismo sidrero está empezando a potenciarse, asociado a los pequeños lagares locales y también al espectáculo que supone la floración de los manzanos. Si en el Jerte los cerezos en flor arrastran a cientos de turistas cada primavera, ¿por qué no iban a hacerlo los manzanos? La Diputación ha lanzado una ruta que ha agotado plazas y algunos lagares locales empiezan a diseñar las suyas propias.

En este rexurdimento de la sidra hay dos pilares. Uno es la Ruta Internacional de la Sidra. A Estrada se ha hecho hueco en la red internacional Ciderlands.org, creada para potenciar turísticamente destinos sidreros de Irlanda, la Bretaña francesa, Alemania, Gran Bretaña, Noruega, Asturias, País Vasco y Galicia. El otro es la Feira da Sidra, una cita que ha sido clave en el empoderamiento de la sidra gallega y que celebra su octava edición el próximo 8 de junio en A Estrada, con 23 lagares de cinco países. Imperdonable faltar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

A Estrada exprime su potencial sidrero