Herido un motorista en una pista cortada con alambre de espino

«Vin o sangue e pensei: alá vai, cortei o pescozo», recuerda el vecino de A Estrada accidentado

El motorista resultó con arañazos en el cuello, entre otras lesiones
El motorista resultó con arañazos en el cuello, entre otras lesiones

A ESTRADA / LA VOZ

Sábado 23 de marzo. 12.00 de la mañana. Jornada primaveral que invita a disfrutar del aire libre. Así lo hacía un estradense del club Enduro A. M. sin saber que esa vez le esperaba en el monte una trampa que pudo ser mortal.

Como muchos fines de semana, el joven había salido con su moto de enduro, con la que disfrutaba en el monte de A Rocha, entre los municipios de A Estrada y Silleda. Circulando por una pista pública se topó con que el camino forestal, de cinco metros de ancho, estaba cortado por dos alambres de espino colocados en paralelo. El sol pegaba de lado y el motorista no tuvo tiempo siquiera de verlo. «Ese arame é moi fino. Non se ve aínda que non dea o sol. Non o ves ata que estás enriba del. Ademais ti vas mirando cara o chan, polas pedras», cuenta el herido. «Non me dou tempo a frear. Agarreime forte ao manillar e pechei os ollos. Déixaste ir, non che queda outra...», prosigue. «Cando me din conta estaba sentado no chan, cunha dor moi forte no brazo. Non me daba incorporado. Botei a man cos guantes ao pescozo e vin o sangue e pensei: alá vai, cortei o pescozo. Logo deime conta de que non era moitísimo sangue, tranquiliceime, saquei o móbil dunha mochila que levo sempre con auga e ferramentas por se se estropea a moto e chamei ao 112», explica.

El joven acabó con rascaduras importantes en el cuello, luxación de codo, fractura de radio y magulladuras en todo el cuerpo. La moto también sufrió importantes daños materiales. Aún así, el estradense cree que volvió a nacer. «Tiven moita sorte, porque un dos arames deu na moto e o outro deu contra o manillar e rompeu. Penso que me rascou o pescozo ao soltarse. Se chega estar un pouco máis alto e me pilla de fronte córtame o pescozo», reflexiona superado el susto.

El herido fue trasladado en ambulancia al hospital Clínico de Santiago mientras un equipo del Seprona inspeccionaba el lugar para levantar atestado de lo sucedido. Con la cabeza fría y con seis semanas por delante enyesado, el joven ha decidido presentar denuncia ante la Guardia Civil. «Neste caso creo que o puxeron sen mala fe, para conducir o gando cara unha finca, pero non se pode deixar un arame tan perigoso no medio dunha vía pública sen sinalización de ningún tipo. Hai que concienciar á xente», dice el afectado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Herido un motorista en una pista cortada con alambre de espino