El cambio de look de la Praza do Concello siembra polémica

Nadie es indiferente a la demolición del empedrado actual para sustituirlo por hormigón pulido


a estrada

Lleva meses sobre el papel, pero hasta que las máquinas han entrado en la plaza casi nadie había caído en la cuenta del cambio de look radical que sufrirá una de las plazas más emblemáticas de A Estrada. El alcalde, José López, concretó el miércoles que el empedrado de la Praza do Concello se demolería para sustituirlo por una superficie de hormigón pulido de color blanco, en sintonía con la sucesión de pequeñas plazas que articularán la ampliación de la alameda. Dicho y hecho. Aunque la previsión era que la plaza se vallase el lunes, ayer mismo el espacio quedó cerrado al tránsito y las máquinas comenzaron la retirada del enlosado de piedra, avanzando desde la zona de entrada de la alameda. Conforme la piedra se hacía añicos, algunos supervisores espontáneos sufrían desde la barrera, incapaces de comprender las razones del cambio. El debate del café fue intenso. Sobre la durabilidad del material, sobre su limpieza, la idoneidad para un clima lluvioso o el tratamiento antipatinazos. Algún vecino hasta se animó a abordar a un concejal para conocer detalles y motivaciones del cambio previsto.

Desde el ámbito político, Móvete también reaccionó al inicio de las obras considerando «un auténtico despilfarro» la reforma de la plaza. Recuerda que «non hai tanto que se reformou», asegura que es uno de los espacios del casco urbano que se encuentra en mejor estado y no entiende «o empeño en voltar a cambiala». «Non hai despilfarro máis grande. Ademáis, é unha aberración empeñarse en cambiar a pedra por formigón, carece de xustificación», indica la edil Mar Blanco. Móvete insiste en que «é un erro cambiar por cambiar co único obxectivo do alcalde de deixar marca persoal nun proxecto que pasa dos tres millóns de euros».

Por su parte, el alcalde recuerda que la Praza do Concello se ensanchará y alega que «sería un error garrafal dejarla con dos pavimentos diferentes». Insiste en que plaza y jardines formarán parte de un conjunto único y de una remodelación integral en la que la gran Praza do Concello irá a juego con las pequeñas plazuelas de la alameda. Explica que el empedrado actual se encuentra roto, sucio y en mal estado general y aclara que en la sustitución del empedrado por hormigón no habrá vuelta atrás. No obstante, en los próximos días se harán pruebas con el nuevo pavimento para decidir acabados. Se buscará la mejor opción en cuanto a durabilidad, limpieza o efecto antideslizante y se abordará también la cuestión del color, que en principio será blanco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El cambio de look de la Praza do Concello siembra polémica