Decomisan los cuatro perros que atacaron a una vecina de Ribela

La Xunta achaca siete infracciones al dueño y le impone sanciones por 8.114 euros


a estrada / la voz

La Dirección Xeral de Patrimonio Natural de la Consellería de Medio Ambiente decomisó ayer los cuatro perros que en agosto atacaron a una vecina de la aldea de Trabadela (Ribela) causándole heridas de consideración. En base a este episodio y a diversas denuncias presentadas por los vecinos de la zona y por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) en relación con estos animales y con otros del mismo propietario, la Xunta abrió el 10 de septiembre un procedimiento sancionador contra el dueño de los perros, Javier Toribio Tarrío. Medio Ambiente considera que el propietario ha cometido siete infracciones administrativas -algunas reiteradas- conforme a la Lei 50/1999 sobre o réxime xurídico de tenza de animais potencialmente perigosos y a la Lei 4/2017 de protección e benestar dos animais de compañía de Galicia.

Respecto a la tenencia de animales potencialmente peligrosos, considera que ha incurrido en una infracción muy grave por tener un cruce de American Standford sin registrar. Se le achaca además una infracción grave por dejar suelto al animal sin adoptar las medidas exigidas.

En cuanto a la ley del 2017 de protección y bienestar, Medio Ambiente considera que el propietario ha cometido una infracción leve y cuatro graves. La leve sería por no adoptar las medidas necesarias para impedir que los perros puedan acceder libremente a vías o espacios públicos y por no impedir el libre acceso a otros animales o el contacto sin permiso con personas. Las graves, la no identificación de animales, la recogida de perros sin la correspondiente autorización, la cesión en adopción de animales abandonados sin cumplir los requisitos legales y el ser titular de un refugio de acogida sin contar con la autorización administrativa necesaria.

Estas infracciones han dado lugar a cinco expedientes sancionadores por importes de 4.808,58 euros, de 2.304,06 euros, de 300,52 euros, de 501 y de 100 euros, respectivamente. En conjunto, la resolución del expediente sancionador del 19 de octubre incluye sanciones por importe de 8.114 euros -de carácter recurrible- que le fueron comunicadas ayer al interesado.

Además, como medida provisional «en aras de garantizar la seguridad pública, el bienestar animal y la salud pública», la Xunta decretó el decomiso provisional de los once perros que figuran a nombre de Javier Toribio en el Registro Galego de Identificación de Animais.

A la perrera provincial

Un agente zonal facultativo medioambiental de la Xunta comunicó ayer al interesado la resolución, solicitándole que le hiciese entrega de los once animales. El agente de Medio Ambiente acudió a la vivienda del interesado acompañado por efectivos de la Guardia Civil y la Policía Local, un representante del Concello -el edil de Medio Rural, Juan Constenla- y responsables de la perrera provincial de Meis, con la que el Concello de A Estrada tiene conveniada la recogida de animales abandonados.

En un primer momento, el propietario rechazó hacer entrega de los animales. Al tratarse de una orden administrativa, los perros no podrían ser retirados por la fuerza. No obstante, tras dos horas de tira y afloja, consideró razonable entregar los cuatro perros que en agosto identificó como los responsables del ataque a una vecina: un boxer, dos perros mestizos y el cruce de American Standford. Estos fueron enviados a la perrera. De no haberlo hecho podría enfrentarse a otra multa de más de 4.000 euros.

La Xunta no descarta adoptar alguna medida adicional para tratar de determinar cuántos perros viven realmente en la propiedad y decomisarlos. Los retirados permanecerán en la perrera «mientras persistan las causas que motivaron el decomiso».

El propietario dice que va a cerrar la finca y a tramitar el permiso para ser núcleo zoológico

Nadie más que el propio Javier Toribio Tarrío sabe a ciencia cierta cuántos perros viven en su propiedad en la aldea de Trabadela (Ribela). Tras el ataque de un grupo de perros a una vecina en el mes de agosto el dueño de los animales identificó a los presuntos causantes de la agresión, pero no permitió la entrada de los agentes a su propiedad ni la identificación de todos los animales uno a uno. Ayer, Medio Ambiente pretendía decomisar los once animales que figuran a nombre del estradense, pero el propietario solo se prestó a entregar los cuatro causantes de la agresión, alegando que el resto no han hecho nada malo y están bien cuidados, e impidiendo de nuevo el acceso a su propiedad.

En relación con las infracciones que se le achacan, Javier Toribio indicó a los agentes de Medio Ambiente que está tomando las medidas necesarias para corregir la situación. Según asegura, ya ha comprado una malla para cerrar adecuadamente la finca y evitar que los perros salgan a la vía pública. Además, indica que tiene previsto tramitar el permiso para conseguir la declaración de sus instalaciones como núcleo zoológico.

Javier Toribio publicita en la redes sociales un centro de acogida de animales abandonados para el que solicita ayudas. Él mismo admite que acoge animales procedentes de perreras para darles un hogar. La ley, sin embargo, impide la tenencia de más de cinco perros sin una autorización especial. El estradense pretende ahora tramitar el permiso como núcleo zoológico, con lo que podría acoger más de 16 animales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Decomisan los cuatro perros que atacaron a una vecina de Ribela