El saldo vegetativo negativo suavizó su escalada en las dos comarcas

El pasado año hubo 249 nacimientos en Deza mientras fueron 544 las defunciones


lalín / la voz

Las últimas cifras demográficas corroboran la tendencia a la baja si hablamos de población en Deza y Tabeirós-Terra de Montes. A la reducción de migrantes o la salida hacia otras zonas españolas o el extranjero, principalmente de jóvenes, se suma la consolidación del saldo vegetativo negativo. Porque sigue siendo preocupante a pesar de la ligera mejoría del 2017, según los datos hechos públicos ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE). En la comarca dezana fueron 249 los nacimientos por 544 las defunciones, es decir, un saldo vegetativo en rojo de 295 personas por las 305 del 2016. La comparativa en Tabeirós-Terra de Montes como comarca no se puede realizar al contabilizarle ahora conjuntamente Cerdedo y Cotobade.

Si nos atenemos a los datos por municipios, el saldo vegetativo fue negativo en todos los municipios en el 2017. La cifra más elevada le corresponde a A Estrada con 112 personas menos, con 83 en Lalín, 74 enVila de Cruces, 56 en Cerdedo-Cotobade, 53 en Rodeiro, 52 en Forcarei, 42 en Silleda, 36 en Agolada y 7 en Dozón.

El informe del IGE alude además a los nacimientos. Hubo más más el pasado año que en el 2016 en cinco municipios de la zona. Creció en A Estrada, al pasar de 128 a 140, así como en Lalín, de 137 a 141, al igual que en Silleda, de 55 a 59; en Forcarei, de 13 a 20; y en Dozón, de 4 a 6. Mientras, Agolada repitió con ocho nuevos niños, bajando solo en Vila de Cruces, de 38 a 24 y en Rodeiro, de 14 a 11, ya que en Cerdedo hubo 3 en el 2016 pero en el 2017 su cifra queda diluida tras la fusión con Cotobade, para en conjunto sumar 24. Para los amantes de las cifras, fueron más niñas que niños los que vinieron al mundo en la zona el pasado año, 128 y 121 respectivamente en Deza, mientras en A Estrada y Forcarei fueron 92 y 68.

Respecto a las defunciones, el pasado año hubo 544 en Deza, menos que en el 2016 que fueron 565. Por municipios, lideró A Estrada con 252 por las 224 muertes de Lalín, 101 en Silleda, 98 en Vila de Cruces, 80 en Cerdedo-Cotobade, 72 en Forcarei, 64 en Rodeiro, 44 en Agolada y 13 en Dozón. En cinco concellos murieron más mujeres -Dozón, Lalín, Silleda, Vila de Cruces y Cerdedo-Cotobade- que hombres -Agolada, Rodeiro, A Estrada y Forcarei-. Por comarcas hubo más menos fallecidos varones, con 271, que féminas en Deza, con 273, mientras que en la otra comarca se daba la curiosidad de repetirse la misma cifra para ambos sexos, con 202.

Los matrimonios se redujeron en la zona en el 2017

El informe del IGE también recoge los matrimonios celebrados, constatándose un descenso el pasado año en la zona respecto al 2016. En Deza se redujeron de 134 a 117, mientras también bajaron en A Estrada, de 65 a 51, pero subieron en Forcarei, de 4 a 6, con 10 computados en el 2017 en Cerdedo-Cotobade tras la fusión. Respecto a los municipios dezanos, bajaron los matrimonios en Lalín (de 74 a 67), Silleda (de 36 a 27), Cruces (de 14 a 12) y Rodeiro (de 5 a ninguno); y subieron en Agolada (4 a 8) y Dozón (1 a 3).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El saldo vegetativo negativo suavizó su escalada en las dos comarcas